Los Nets, caros pero con valor añadido

Con la inversión de un multimillonario ruso y el traslado a Brooklyn, los Nets tienen un potencial económico considerable

Mucho se ha hablado del derroche de dinero que los Brooklyn Nets han ejercido para crear una franquicia nueva y que quiere romper con su pasado en Nueva Jersey. Al contrario de lo que dice el pensamiento convencional, la inversión propulsada por el multimillonario ruso Mikhail Prokhorov tiene mucho sentido económicamente hablando. El proyecto ha conseguido beneficios para el equipo y la franquica, pero también ha aportado mucho a la comunidad de Brooklyn.

Foto: Sportige.com

Con la fundación de los nuevos Nets, la NBA y los propietarios buscaban un beneficio tanto para la liga como para la malograda franquicia. Tras un primer año de estreno que les llevó a los playoffs, el proyecto deportivo también parece en forma y pretende buscar la consecución de un título este mismo año. Todo se ha generado a través de una inyección brutal de dinero, que les ha llevado a superar por casi 20 millones de dólares el presupuesto de los también derrochadores Lakers. En total, la plantilla de los Nets cobrará 101 millones este curso.

La inversión inicial, más allá de los miembros del equipo y cuerpo técnico, incluyó la reconversión de la marca Nets. Con satisfacción, los dirigentes pueden felicitarse por el éxito inmediato y la repercusión que tuvo el nuevo logo, diseño y los uniformes de los jugadores. El cambio entra en su segundo año con más ambición y más dinero.

Ahora mismo, los Nets son la novena franquicia con más valor de la liga, estimado en 530 millones de dólares. Sus vecinos, junto a los Lakers, ya superan el billón. Han terminado con 16 millones de pérdidas en su primera temporada, pero hay que fijarse en lo que ya han conseguido generar para entender que es un proyecto muy rentable a largo plazo. Cabe remarcar que, según Forbes, los Nets no han generado beneficios desde la temporada 2001-02.

El majestuoso Barclays Center ha generado 14 millones en tasas que se ha llevado la ciudad y, a la postre, sus ciudadanos. En total, la actividad económica generada por el pabellón ha sido de 251 millones. La ciudad, ha estimado que recibirá 411 millones en 30 años según las estimaciones. Para los Nets, tampoco ha estado mal las cifras de ventas de entradas. En total, 704.000 personas vieron los partidos del equipo, una media de 17.000 por encuentro de un total de 19.000 asientos.

Se espera que gracias al pabellón, la zona gane en vida y riqueza, algo que ya pasó con la franquicia de béisbol de la misma ciudad. Allí, se vendió un terreno que costó originalmente 4 millones por 90 después de haberse construido el estadio de los Brooklyn Cyclones.

Más allá de lo conseguido hasta el momento, parece claro que la NBA y David Stern ven en Brooklyn un mercado en expansión. Así lo indican el rápido impacto obtenido y el creciente valor en el mercado. Así, las propuestas más innovadoras de la liga se estrenarán allí. Por ejemplo, el primer All-Star compartido lo organizarán los Knicks y los Nets, y es que Nueva York es la base económica sólida de la NBA junto a Los Ángeles. También, la propuesta de poner motes en las camisetas de los jugadores se estrenará con los Heat y los Nets. La NBA apuesta por Brooklyn para su futuro y la sitúa en el centro del mapa baloncestístico mundial.

Miguel Ángel Paniagua ha comentado a través de las redes sociales que, en tan solo 3 días, los Nets han venido merchandising por valor de 5 millones de dólares, un auténtico escándalo. El modelo de los Nets puede haber costado mucho, pero si se consolida el producto, los beneficios pueden ser mucho mayores para la franquicia y de rebote, para la ciudad que les ha visto renacer. La apuesta, que algunos definirían como alocada, de un excéntrico ruso parece que va a dar sus frutos. Veremos sí también lo consiguen a nivel deportivo.

Comentarios recientes