Derrick Rose: "Dentro de la cancha mataría hasta a mi madre si se cruza en mi camino"

La estrella de los Chicago Bulls preparada para su vuelta a las pistas de la NBA

Derrick Rose está listo para volver a jugar un partido a su máximo nivel. El base y estrella de los Chicago Bulls está a poco más de 24 horas de vestir de nuevo la histórica elástica roja de la franquicia de Illinois después de 17 meses de calvario. 'D-Rose' está en plena forma y su motivación se puede comprobar en las declaraciones a la prensa previas al inicio de la pretemporada de la NBA.

Foto: Adidas.com

La vuelta de Derrick Rose a las pistas de la NBA ya es prácticamente un hecho. El jugador de los Chicago Bulls disputará mañana sábado su primer partido con la franquicia de la ciudad del viento después de 17 meses fuera de las canchas. Su lesión ya es pasado y ahora tiene por delante una carrera deportiva en la que debe demostrar que realmente sí está preparado para convivir con las grandes estrellas de la mayor competición baloncestística estadounidense.

"Ya sean mis compañeros como si es mi propia madre la que está en la cancha, la voy a aniquilar. No podría importarme menos. Estoy intentando conseguir esa mentalidad de no preocuparme por quién es mi rival y jugar siempre de la misma manera", afirmaba Rose en sus primeras declaraciones a la prensa en este inicio de temporada. Sus palabras denotan un claro cambio de actitud, con el que el jugador intentará mostrarse más agresivo y efectivo sobre el parqué.

Después de realizar parte del primer entrenamiento programado por los Bulls para esta pretemporada, Rose se retiró antes del final del mismo, encendiendo las alarmas de la prensa que pronto vaticinaron una posible recaída. Finalmente, dicha marcha se debía a un descanso establecido por la franquicia, por lo que su regreso a las canchas está garantizado. ''Me he sentido genial en la cancha'', aseguró Rose después del entrenamiento.

Foto: Getty Images

A pesar de que un principio no entendió su retirada de la sesión preparatoria, el base nacido en la propia ciudad de Chicago acabó por demostrar de nuevo su cultivada madurez. "Es por mi salud y es lo mejor para mi como jugador. Al día siguiente hemos hecho doble sesión de partidillos y me he encontrado perfectamente. Quitando la fatiga no he tenido ningún problema".

Rose, que hoy cumple 25 años, demostró una vez más su fortaleza que le viene caracterizando desde su llegada a la NBA hace ya cinco años. El MVP de la temporada 2010-2011, según sus palabras, ha vuelto más fuerte que nunca, como también piensa su entrenador Tom Thibodeau. ''No se ha frenado y ha atacado sin pensárselo a todos sus compañeros'', añadió el técnico de los Bulls.

''Soy un jugador que cuando está en la cancha va a por todas'', así concluyó Rose su intervención en la rueda de prensa de los jugadores de los Chicago Bulls. La franquicia de Illinois se enfrenta mañana sábado a los Indiana Pacers en el Bankers Life Fieldhouse de Indianápolis, el cual tendrá el honor de ser el lugar del hito de la vuelta de 'D-Rose' a una cancha de la NBA.

Comentarios recientes