Roy Hibbert quiere pero no puede jugar con USA

El pívot de Indiana se encuentra sin equipo internacional tras abandonar a Jamaica

El pívot de los Indiana Pacers, nacido en Nueva York pero de origen jamaicano, estaría encantado de formar parte de la selección nacional de Estados Unidos. Mike Krzyzewski también estaría encantado de poder contar con uno de los pivots más dominantes de la liga, más todavía si recordamos que en la última gran competición internacional tan solo Tyson Chandler viajó en condición de cinco puro. Al haber disputado torneos con la selección jamaicana, la FIBA le pide dos requerimientos, uno lo cumple y el otro parece imposible de evitar.

Jamaicanos en la NBA

Jamaicanos en la NBA. (Basket4us.com)

Contrario al conocimiento general de las reglas de la FIBA, un jugador que haya disputado un encuentro con una selección nacional podría cambiar a otra si se justifica con dos motivos específicos. Primero, el cambio le debería llevar a una selección “de su país de origen” y en segunda instancia, tendría que “suponer un motivo de interés para el desarrollo del baloncesto y su cultura en ese país en concreto.”.

Está claro, siendo neoyorquino, Hibbert cumple de largo el primer requisito. El problema está que en Estados Unidos no le necesitan para crear mayor cultura e interés por el baloncesto, ya que tienen talento de sobras. Quizás nadie sea tan bueno como Hibbert para la selección, pero hay otros muchos jugadores en la NBA que ocupan su posición, por lo que difícilmente la FIBA daría luz verde, según su normativa, a que el Pacer disputará partidos con USA Basketball.

Un ejemplo inverso, por citar un caso distinto, es el de Amar’e Stoudemire. El de los Knicks se hizo nacional israelí el pasado verano y fue instado a jugar para la selección hebrea. Sin duda, de quererlo, la llegada de Amar’e hubiera despertado una curiosidad inusitada y hubiera permitido un salto de calidad importante a la selección. Eso sí, la primera norma sería difícil de esquivar en su caso, ya que STAT nació en Florida, y eso nadie lo puede cambiar.

La asociación jamaicana de baloncesto está dispuesta a que Hibbert se marche, ya que está agradecida de la participación que tuvo de 2008 a 2010, cuando llegó a convertirse en capitán de la selección. Ese mismo año declaró su fidelidad con los jamaicanos ya que “creía que era la mejor manera de llegar a disputar unos juegos olímpicos.” En 2012, al ver que Estados Unidos andaba corto en el juego interior, pidió al presidente de la asociación jamaicana que le dejarán ir con los norteamericanos. No fue fácil pero al final lo que no ayudó fueron las normas de la FIBA.

Hace unos días, Hibbert comentó la situación en la web de los Pacers. “Ha habido algo de diálogo, pero ahora mismo abogados internacionales están haciéndose cargo del asunto para ver si puedo salir de mi ‘cosa’ con el equipo de Jamaica.” Así se expresaba Hibbert, que añadió que sabe que su probable rol sería el de jugador de banquillo para el mundial de España 2014.

Según representantes del la selección estadounidense, la situación de Hibbert es irrevocable. Para alivio del entrenador de los americanos, hay una nueva hornada de jugadores que podrían sustituir el posible rol del de Indiana. Por ejemplo Larry Sanders, Greg Monroe, Andre Drummond, Kevin Love, DeAndre Jordan, Derrick Favors o DeMarcus Cousins, todos seleccionados en el último camp de la selección. Ahora, sin poder jugar con Jamaica (que no le quiere volver a ver) ni con los Estados Unidos, Roy Hibbert es un hombre sin país y sin futuro en el panorama internacional. Una verdadera pena no verle sobre el parqué, ¿a lo mejor eso sería una justificación plausible para la segunda cláusula que requiere la FIBA?

Comentarios recientes