Anthony Bennett: gordo, asmático e insomne

El número 1 del pasado draft tiene problemas de sobrepeso y padece serios contratiempos físicos

Guille Álvarez | 18 Oct 2013 | 15:00
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

El número 1 del último draft de la NBA, Anthony Bennett, está luciendo muchas sorpresas en esta pretemporada. Si hace unos días se hicieron patentes sus problemas de diámetro, ahora Mike Brown ha desvelado que el jugador padece asma y el síndrome de apnea-hipopnea durante el sueño. Los Cavaliers parece que han apuntado mal, ya que se prevé difícil que un chaval con tantos problemas nada más empezar su trayectoria en la NBA tenga la capacidad de hacer valer su condición de número uno. Quizás lo mejor que pueden hacer en Cleveland es rezar de que al menos pueda rendir a un nivel mediano-alto con el que pueda aportar a un equipo que busca llegar a los playoffs. En su plantilla, otro maestro de los problemas físicos, Andrew Bynum, le acompaña en un duo capaz de dinamitar las opciones de los Cavs.

Bennett recibe instrucciones de Mike Brown (usatodaysports.com)

Se le ve orondo y a la vista del día, su peso no es el que anuncia la ficha oficial. 108 kilos de masa oficiales, 120 kilos extraoficialmente. Este dato ya alertó a los aficionados de los Cavs, preocupados por las condiciones físicas de su nueva figura (o, al menos, ¿eso debería ser un número 1 no?). Kyrie Irving no tiene rival, no hay dudas al respecto. Los problemas se le acumulan a Anthony Bennett, que hace tiempo que combate problemas de asma que, según Mike Brown, se pueden notar en la cancha.

Brown cree que Bennett aún está adaptándose a un ritmo mucho más elevado de competición. "Es un cúmulo de muchas cosas. El hombro, ha estado fuera un tiempo, tiene asma... Estamos exigiéndole mucho. Probablemente jamás había jugado tan duro contra una competencia tan elevada. Tienes una apnea de sueño y algunas cosas más. Le gusta quedarse levantado hasta tarde". remató Brown, con puya final.

Si nos quedamos con las palabras de su entrenador, su futuro no parece brillante. Para empezar, de los problemas mencionados también se le añaden unos cuantos más sin especificar. Tiene problemas para dormir y encima, se queda despierto hasta tarde. Poco descanso, un tono físico menor al esperado y asma es una combinación ganadora, en el peor de los sentidos.

"Está siendo agotador verle ya que cada vez que le miro está jadeando", comentó Brown. "Me hacer sentir cansado, así que intento no mirarle. Le digo, 'si necesitas cambio pídemelo'. Sino no voy ni a mirarte". Curiosa explicación de Brown, que más allá de la exageración, ve que su jugador tiene serios problemas para respirar con normalidad en la tensión de la máxima competición.

Es complicado vislumbrar el futuro de este joven jugador. De momento, su rendimiento no ha sido negativo, al menos sobre el parqué. Las noticias sobre su condición físicas no se han reflejado severamente en sus actuaciones en pretemporada. Promedia 10 puntos y 6 rebotes saliendo desde el banco en tres partidos. Su primera canasta fue un triple que encadenó con un mate al contraataque. Suena bien, pero pinta mal.

La otra apuesta de la temporada, Andrew Bynum, continua su preparación en el gimnasio. El riesgo de estos Cavs es enorme, y el físico será una de las obsesiones de su staff técnico. Según Brown, "Bynum está cerca de poder entrenar con el grupo". Crucemos los dedos por la dupla AB de los Cavs, si no Kyrie Irving, Varejao y compañía se podrían quedar otra vez cortos de efectivos.

Andrew Bennett no estuvo disponible para los medios en la sesión abierta, corre el rumor de que había concurso de tartas de chocolate cerca del pabellón. En las imágenes con Cleveland no se le ve mal, la verdad. ¿Podrá defender con honores su condición de número uno?