El tirón asiático de Kobe queda patente, de nuevo, en China

El gran impacto de Kobe Bryant provoca el delirio del mercado asiático e invade Pekín y Shanghái de nuevo

Kobe Bryant y los Lakers visitaron de nuevo la China. Se llevaron dos derrotas, pero se quedaron con el premio del público. Los angelinos visitaron la gran muralla china, el torre más alta del mundo e incluso tuvieron tiempo para el recreo. Hace cosa de una semana, Dwight Howard se desplazó junto a sus Rockets a Manila, Filipinas. El pívot escuchó gritos a favor de Kobe y un sonoro abucheo del pabellón cada vez que se dispuso a realizar un tiro libre. La cultura Kobe está muy arrelada en China y, en consecuencia, a Asia en general. China lo ha vuelto a dejar claro.

Kobe está en peligro y no por su talón de aquiles o por la rodilla. Los fans asiáticos, concretamente los chinos, le esperan para el evento de los Lakers en el NBA Global Games 2013. Dwight Howard vivió en primera persona las pasiones que despierta Bryant en Manila, una ciudad de las islas filipinas, en el sudeste asiático. Howard realizó un partido mediocre con 9 puntos y 3 rebotes en un pobre 4-11 en TC y un 1-4 en tiros libres. No sabemos si fue por los abucheos o fue un mal día como cualquier otro, lo que quedó claro es que enfrentarse a Bryant tiene su precio.

Colas de 15.000 personas a las 9 de la mañana para un evento en el que no aparecería hasta las cuatro de la tarde, persecuciones a la camioneta dónde viaja el jugador o llantos de alegría a raudales tras la aparición del ídolo de muchos fans. Asia tiene una cultura de trabajo similar a la de Kobe, y por eso le aprecian con locura. Aquí está un ejemplo en Manila, el mismo escenario que abucheó a Howard ayer.

Su preparadora física, Judy Seto, tiene miedo a la locura que provoca el jugador. "Nunca he visto nada igual," comenta. "La gente persigue la furgoneta... empiezan a dar besos en la ventana." Las situaciones se descontrolan y lo que parece increíble se convierte en una pesadilla. Un día lanzó una de sus zapatillas y tuvo que "escapar" de la masa humana que le seguía a todas partes descalzo y corriendo, en esa época estaba tratando su rodilla, así que no fue una situación recomendable desde el punto de vista de su preparadora.

Muchas anécdotas envuelven el mercado asiático y la experiencia que cultiva Bryant anualmente. En agosto visitó los famosos guerreros de terracota en Xi'an. Quería ver los tres pozos llenos de guerreros, pero tan solo pudo visitar uno. El público se olvidó de su visita y empezó a seguir a Kobe a todas partes. El alcalde de la ciudad le esperaba posteriormente en el museo de historia de Shaanxi, pero no llegó a la cita por culpa de la multitiud acumulada en el recinto y las afueras.

Según Seto, el alcalde se enfadó tanto por no poder conocer al astro angelino que puso en prisión, durante una noche. al organizador del evento. La pregunta de cualquier aficionado es el motivo definitivo que explique el amor incondicional de Asia por Kobe Bryant, su preparadora tiene una explicación bastante lógica.

"Es una característica común de la cultura china el aprecio al trabajo duro, y eso aprecian en Kobe Bryant," opina Seto. "Reconocen ese trabajo duro en él, ellos admiran eso. Por eso le adoran." Su regularidad y su actitud insaciable le han propulsado a la cúspide de la cultura china del baloncesto.

"Ha sido constante durante toda su carrera. Ha trabajado duro toda su vida, incluso a estas alturas de su juego, todavía trabaja más duro. No da nada por hecho. La gente aprecia este ideal." Ya sabes Dwight, deberás trabajar como el que más y ser un guerrero fiel en Houston si quieres conseguir revertir el desamor asiático. Kobe es el dios, de momento, en China y alrededores. LeBron, no se puede negar, ya le sigue de cerca.

Una gran cola se acumula detrás de Kobe Bryant en Xi'an (chinaabout.net)

Comentarios recientes