Ricky Rubio y los Wolves, preparados para morder

La franquicia de Mineápolis espera que la salud acompañe a sus jugadores para llegar, tras 9 años, a los playoffs

Los Minnesota Timberwolves llegan con buena salud a este inicio de temporada, en la que buscarán sellar por fin su primer pase a playoffs en más de 9 años. Si las lesiones no se ceban con el equipo dirigido por Rick Adelman, este podría ser el año en que salga la luna llena en Mineápolis. Ricky Rubio buscará su mejor juego tras superar con éxito la lesión en la rodilla que le abocó a un inicio lento de la pasada campaña. Kevin Love, Nikola Pekovic y él serán las piedras angulares de un equipo que aspira a ser uno de los rivales incómodos en la conferencia Oeste. El espectáculo, por cierto, está asegurado.

De izquierda a derecha: Pekovic, Martin, Rubio, Brewer y Love / NBA.com

La sequía ha causado estragos en Minnesota. Desde los tiempos de Kevin Garnett, concretamente en 2004, que la franquicia no pisa las canchas oficiales al término de la temporada regular. Los playoffs se han convertido en una memoria lejana y, pese a vivir en la promesa constante del retorno, jamás han vuelto a Mineápolis. Su última aparición fue en las finales de conferencia ante los potentes Lakers, desde entonces no volvieron a conocer los buenos resultados al final del año. Por eso perdieron a su mejor jugador, KG, que se marchó a triunfar en Boston. Las nueve temporadas en el desierto han sido largas pero no del todo tediosas, sobretodo desde que llegó la ilusión de la mano de Kevin Love y, posteriormente, el fenómeno español, Ricky Rubio.

El todavía jovencísimo jugador del Masnou (Cataluña), espera continuar su trayectoria ascendente en una liga que le recibió como a una estrella y que no perdió las esperanzas depositadas en su juego a pesar de una rotura de ligamentos cruzados que le dejó en el dique seco en la misma temporada de su debut. Ricky se recuperó durante el pasado curso y terminó mejorando -en los últimos meses- sus números de rookie. A pesar de estar en un segundo plano con la Selección en el Eurobasket, el base volverá a pisar fuerte en las canchas norteamericanas, donde la rickymanía le ayuda a fortalecer su confianza y a sacar a relucir sus cualidades al completo.

En 2010 acabaron con un récord de 15-67, el peor de la historia del conjunto. Han mejorado hasta el momento, aunque no lo suficiente para llegar a los playoffs. Tampoco era nada difícil superar el nefasto registro del 2010, evidentemente. Flip Saunders ha sustituido a David Kahn como GM de los Wolves, él fue el hombre que les llevó a los playoffs por última vez. Con él se espera saborear el ambiente único de la postemporada de nuevo. Es posible, pero la salud y el físico volverán a jugar un papel esencial.

Las lesiones no han permitido que los tres mosqueteros de la actual plantilla hayan disputado muchos minutos, en condiciones, juntos. Kevin Love, Ricky Rubio y Nikola Pekovic serán el eje central de Minnesota, y les acompañarán las incorporaciones Kevin Martin y Corey Brewer. A pesar de perder a Andrei Kirilenko, los lobos mantienen un conjunto con una rotación muy sólida de hasta el décimo hombre. El primer contratiempo ha sido la lesión de Chase Budinger, que después de operarse por segunda vez de la rodilla no tiene ninguna previsión de su retorno a la competición.

Al timón estará Ricky, que además de solidez aportará la dosis necesaria de espectáculo y magia que ha caracterizado a su equipo desde que aterrizó en Estados Unidos. Kevin Love será la referencia en ataque y, sobretodo, el líder en los momentos decisivos de los partidos igualados. La incorporación de Corey Brewer le convierte, instantáneamente, en la primera opción defensiva del equipo y, tras la lesión de Budinger, podría ser también titular indiscutible. Kevin Martin es otro tremendo fichaje que deberá demostrar su valoro como titular, un rol que le viene como un guante en el equipo dirigido por Rick Adelman. Si puede tirar como en Houston y Sacramento debería ser una auténtica metralleta y excelente incorporación.

Los rookies no son un valor especial este año, pero en el equipo se mantienen hombres explosivos como el pequeño J.J. Barea o el discutido Derrick Williams. Alexey Shved llega a su temporada de sophmore con la opción de consolidarse como segundo al mando tras Ricky. El valor más grande, quizás, está en el banquillo. Rick Adelman es uno de los grandes entrenadores de todos los tiempos, un genial estratéga y sobretdo, un hombre perfecto para la formación de un equipo que mantiene el descaro y la juventud como señas de identidad.

Los aspectos positivos derrocan este año a los negativos. Son un equipo con mayor profundidad y un banquillo capaz de producir en la media de los 15 mejores equipos de la liga. Su planteamiento ofensivo solo puede ser mermado por las lesiones y la pareja interior Love-Pekovic promete un rebote sólido y flexibilidad arriba. Si corrigen el problema de las pérdidas sin perder su rapidez y agilidad en ataque, deberían ser firmes candidatos en la lucha por las últimas posiciones de playoffs de la siempre exigente conferencia Oeste.

Ricky Rubio promete alegrías y sus Wolves serán uno de los equipos más divertidos de ver durante la temporada. Si los resultados les acompañan, el cóctel puede sacudirles de nuevo hasta las rondas finales. De ser así, serán un equipo incómodo para cualquiera. Que la salud les acompañe.

Comentarios recientes