Los Sixers y los Suns rebaten a los expertos del tanking

Entrenadores y jugadores reivindican su competitividad y sorprenden con un balance inicial (2-0) impoluto

Los Philadelphia 76ers y los Phoenix Suns, dos equipos que han apostado por la reconstrucción y el tanking, han empezado la temporada ganando sus dos primeros encuentros, un inicio sorprendente que pone en duda, de inicio, la estrategia del tanking aducida por muchos expertos. Se pensaba que ganar no era una opción pero sobretodo, no es algo que vaya a favor de estos equipos.

Algo extraño pasa en la clasificación de la NBA. Copando junto a otros equipos en sus respectivas conferencias, encontramos a los 76ers y a los Suns, que habían sido señalados como dos equipos aspirantes a la corona de peor equipo al final de temporada. Ambos fueron considerados como los lastres en el Este y el Oeste, pero de momento sus dos victorias les colocan arriba, entre los mejores.

Evidentemente, es muy pronto, pero algunos les daban menos de 16-20 triunfos este año, al menos ya tiene dos. No está mal a estas alturas. Los 76ers empezaron a lo grande reventando a los Miami Heat y provocando los pitos de la afición de los Washington Wizards en su segundo compromiso. Los Suns derrotaron a los Portland Trail Blazers y hundieron a los Jazz con un triple de Eric Bledsoe. Supuestamente son muy malos...

"Tan solo son dos triunfos", dijo el entrenador novel de los 76ers, Brett Brown, "pero está claro que estamos contentos". Jeff Hornacek, entrenador de los Suns, dijo que pese a jugar mal "nos tragamos los problemas y nos las apañamos para salir adelante". Reflexiones positivas pero precavidas, con razón. A pesar del inicio perfecto, las previsiones todavía no pueden hacerles mirar hacía arriba. ¿Cuál es el secreto de estos equipos?

En primer lugar el factor sorpresa. Si nadie espera nada de ti, cualquier cosa que no sea perder desconcertará al público. Incluso, la etiqueta de farolillo rojo permite que los equipos rivales puedan relajarse o no preparar con la máxima concentración el partido. Si eres campeón, todo el mundo estará más motivado y concentrado para intentar asaltarte y obtener un merecido reconocimiento por ello El resultado: Miami ha perdido ya dos partidos, los Sixers han ganado dos.

La segunda variable a considerar son los jugadores. A pesar de que se hacen muchas bromas cuando un jugador no da la talla, el nivel de la NBA es inequívocamente el de la élite de la liga. A pesar de tener plantillas sin estrellas ni jugadores consolidados, los Suns y los Sixers tienen dos cosas muy importantes. Una mezcla explosiva entre juventud y ganas de reivindicarse.

Eric Bledsoe promedia 20 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias en sus dos primeros partidos, incluido ya un espectacular triple que ganó el partido ante los Jazz (84-87). Michael Carter-Williams, con su debut histórico ante Miami, ha presentado de golpe su candidatura de rookie del año. A pesar de desprenderse de sus mejores piezas, Suns y Sixers mantienen a gente de nivel, tipos que buscan contratos y continuidad en la mejor liga del mundo. Eso es un cóctel peligroso para los rivales.

Si te juegas el futuro, debes dar la talla. Thaddeus Young lideró a Philadelphia ante los Wizards (109-102) con 29 puntos. El rookie Carter-Williams empezó mal pero terminó anotando tiros decisivos en el último cuarto, terminó con 14 puntos. Evan Turner sigue en el roster de los Sixers, y le toca demostrar que es un tipo por el que se debe apostar en el futuro, ante los Wizards aportó 23 puntos.

Ben York, analista de la web de los Suns, presenta el fenómeno en un par de líneas:

Esto es lo que sabemos: los Suns van 2-0, son increíblemente divertido de ver y nunca estarán fuera de un partido si se trata de valorar su nivel de lucha y esfuerzo.

"Confiamos mucho entre nosotros", apunta MCW. "De ninguna manera vamos a salir allí y no buscar la victoria. Hay un puñado de ganadores en este equipo", sentencia el ya aclamado rookie. Se trata de luchar, y a estos equipos nadie les va a superar en espíritu combativo, ya que no tienen nada que perder. A ver si esto del tanking será una previsión un poco prematura. A media temporada, probablemente los equipos que esten en la cola, se plantearan si quieren tirar por la borda el año, pero a principios de curso es difícil no pretender luchar por ganar y jugar bien. Que nadie les meta en la cola todavía, Suns y Sixers podrían buscar algo más que quedar últimos este año.

Comentarios recientes