Chicago Bulls y Derrick Rose, el deber de ser pacientes

Los Chicago Bulls empiezan a impacientar a todos los que esperaban que con el regreso de Derrick Rose, inmediatamente catapultaría a la franquicia de Illinois a domin

Los Chicago Bulls empiezan a impacientar a todos los que esperaban que con el regreso de Derrick Rose, inmediatamente catapultaría a la franquicia de Illinois a dominar la liga. Pero tras cuatro partidos los Bulls sólo cuentan una victoria.

Los Chicago Bulls tienen muchas esperanzas de dar un salto de calidad en la temporada que acaba de empezar en la NBA. Durante la temporada 2012/2013 y los playoffs se habló sólo de una cosa en Illinois, la vuelta de Derrick Rose.

El mencionado retorno, que nunca llegó a producirse por causas que aún no tenemos muy claras, tuvo a la prensa especulando durante todo el año. Derrick Rose, quien consiguiera el MVP en 2011, veíacomo sus entrenadores y compañeros daban la cara por él, asegurando que el base no quería volver si no era al 100% y defendiéndole de los que dudaban de su entrega. Los medios de comunicación siguieron publicando hasta el último partido de playoffs disputado por Chicago, las semifinales de la Conferencia Este contra Miami Heat, que Derrick Rose volvería para ayudar a la franquicia a derrotar a LeBron y Wade, pero el retorno no llegó a producirse.

Derrick Rose lesionado/Lainformacion.com

Derrick Rose caía lesionado en abril de 2012 ante Philadephia en la primera ronda de los playoffs. Foto: Lainformación.com

DE 8-0 EN PRETEMPORADA A 1-3 EN TEMPORADA REGULAR

El verano pasó y llegó la pretemporada. Ahora sí que sí. D-Rose estaba de vuelta, con nuevas zapatillas, nuevas ilusiones, y ése hambre incontrolada de comerse la liga que definió su juego hasta su lesión. Sus partidos de pretemporada (8-0) fueron una lluvia de esperanza para los aficionados, y las sensaciones que dejó el jugador tras 18 meses fuera de las canchas, inmejorables. Rose estaba de vuelta y seguía siendo el mismo, o eso parecía.

NBA.com

fuente: NBA.com

Sin embargo, las dudas sobre su rendimiento, y por ende el de el equipo que lidera, vuelven a sobrevolar las conciencias de los periodistas más impacientes, que empiezan a alarmar a los aficionados tras sólo 4 partidos disputados. Encuentros en el que se ha visto al base All Star promediando 15 puntos, 3,8 asistencias y 3 rebotes, acumulando más de 5 pérdidas de balón por partido.

Números que preocupan a los aficionados más pesimistas, incapaces de esperar tan sólo un mes para evaluar la vuelta de el hijo pródigo. Basta con mirar a otros jugadores que superaron lesiones importantes para darse cuenta que en cuatro, en ocho o incluso, en doce partidos disputados, no es justo hacer tan pronto una valoración de un jugador que ha estado 18 meses sin competir en un partido con su equipo. No es lo mismo la pretemporada, que la temporada, y no es lo mismo la temporada, que los playoffs.

La exigencia es mayor a medida que nos vamos acercando al final de la temporada, y los equipos necesitan un rodaje inicial en el que los entrenadores ponen a tono a su equipo, que tiene que volver a coger el ritmo del intenso calendario de la liga. Los Bulls de 2014 tienen que parecerse a los de 2012, y aún no lo hacen, pero lo harán. Quizás tenga que ver que tuvieron que readaptarse a el vacío que dejó la lesión de Rose, pero se adaptarán. Y Rose volverá a ser el mismo, y los que hoy le critican, pedirán el MVP para él.

En mi opinión, no es pronto para atizar a los Bulls, es prontísimo. Después de 4 partidos es a todas luces injusto criticar a un equipo que tiene por delante otros 78 encuentros durante la temporada regular, aunque haya perdido tres de cuatro. Hay que matizar que dos de los tres franquicias que han ganado a los Bulls en estos cuatro partidos, Indiana y Miami son a todas luces candidatos a conquistar el campeonato.

Hace unos días, cuando Miami ya había disputado la friolera de ... 3 partidos, de los que perdió dos, muchos ya ponían el grito en el cielo, y hacían sonar las campanas de las críticas. En tres días, Miami ha ganado dos partidos, jugando con carácter y exhibiendo la calidad de LeBron James, y las críticas se han convertido en adulaciones, dejando titulares como; "Aquí están los campeones", "Han vuelto", "Threepeat" . Nadie duda de la calidad de Miami Heat, ni de que con toda probabilidad, pelearán por defender sus dos campeonatos consecutivos, pero, ¿no es un poco pronto para hablar del final de la temporada? La temporada de la NBA es larguísima, y en un entrenamiento, o en una jugada sin importancia de un partido, o tal vez, en su propia casa, LeBron James puede lesionarse, como hizo Derrick Rose, como hizo Ricky Rubio, como hizo Rajon Rondo, como le ha pasado hace dos días a Tyson Chandler, y todas las previsiones se caerían, y empezaría el baile de noticias profetizando el final de la carrera del King James. Saldrían documentales, libros, ediciones especiales de revistas de NBA, anuncios, camisetas y un montón de consumibles.

Comentarios recientes