Los Lakers se vengan de Dwight Howard a base de triples

Un triple de Steve Blake a un segundo de la conclusión da un dramático triunfo a los Lakers en Houston por 99-98

Los Angeles Lakers derrotaron a los Houston Rockets por 99-98 y se tomaron su particular venganza contra Dwight Howard, el pívot que nunca llegó a rendir al 100% junto a ellos. Tras un arranque prodigioso desde la línea de tres y llegar con una cómoda ventaja de 14 puntos al descanso, los angelinos se deshincharon en la segunda mitad y vencieron por la mínima gracias a un triple de Steve Blake (14 puntos) en los últimos instantes del choque. Un triunfo sufrido pero muy importante para la moral de los de púrpura y oro.

Pau Gasol, Nash y Meeks felicitan a Steve Blake tras su tiro ganador / @ESPNNBA

Los Angeles Lakers decidieron molestar a los Rockets, a Houston y a su nueva estrella Dwight Howard. Con un equipo de calidad inferior plantaron cara desde el primer minuto y sorprendieron a propios y extraños con un parcial inicial de 36-19. Los Rockets reaccionaron en la segunda mitad y dejaron a los Lakers secos en ataque, pero Steve Blake anotó un triple a 1,3 segundos de la conclusión a pase de Jodie Meeks que dio el triunfo a los suyos. Patrick Beverly falló un triple que hubiera dado la victoria sobre la bocina a los locales.

Dwight Howard fue protagonista al fallar siete tiros libres en los últimos tres minutos y medio, puntos que hubieran asegurado la victoria de sus Rockets, que se vieron sorprendidos por el acierto desde la distancia de los Lakers. Howard terminó con 15 puntos y 14 rebotes y James Harden lideró al conjunto local con 35 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias.

Jodie Meeks fue el máximo anotador visitante con 18 puntos, seguido de Wesley Johnson con 16. Blake terminó con 14 tantos en una noche en la que Pau Gasol no pudo presumir de galones ya que quedó completamente seco con 2 puntos y 11 rebotes en un pobre 1-10 en tiros de campo.

El conjunto de Mike D'Antoni anotó 16 triples de 35 intentos, un 45% de acierto que les permitió disputar el choque. Un mate de Parsons puso a los locales por delante a falta de 4 minutos, pero los tiros libres fallados de Howard permitieron que el equipo inferior tuviera una oportunidad para conseguir la gloria, y así fue.

La táctica del Hack-a-Howard funcionó y los Lakers remontaron un 91-97 en contra a falta de dos minutos para la conclusión con un triple de Meeks y el ganador de Blake. Fue un partido irregular y extraño de ambos conjuntos que jamás controlaron el ritmo de juego ni los errores propios. La anarquia dio un triunfo balsámico a los angelinos frente a Dwight Howard, que les dejó tirados y decepcionados el pasado curso.

Comentarios recientes