Utah Jazz: cómo hacer un buen tanking

La franquicia de Salt Lake City cuenta sus partidos por derrotas en este inicio de temporada regular

Los Utah Jazz se han consolidado como el peor equipo de la liga en este inicio de la temporada regular 2013-2014 de la NBA. La franquicia de Salt Lake City no ha conseguido ganar ningún partido, y tras la última derrota ante los Toronto Raptors, se han encendido las alarmas en la ciudad nevada, donde la palabra tanking suena cada día con más fuerza.

El concepto tanking resume la actitud perdedora de un equipo en una temporada concreta, con vistas de mejorar su equipo al año siguiente con rondas del Draft. Sin duda alguna, los Utah Jazz son el equipo que más cerca están de realizar dicha sucia táctica, ya que en este inicio de la temporada regular 2013-2014 de la NBA, no ha ganado ningún partido.

La última derrota ante los Toronto Raptors en la jornada de ayer demuestran la debilidad del equipo de Utah, que no parece tener un roster al nivel de las demás plantillas que forman la NBA. Siete derrotas en siete partidos, lo que les coloca como los artífices de uno de los peores comienzos de la historia de la máxima competición baloncestística estadounidense.

Tras la marcha de las estrellas del equipo, Al Jefferson y Paul Millsap, el equipo de Salt Lake City comenzó una clara reconstrucción, la cual estaba pendiente de definirse completamente según el rendimiento del equipo en este inicio de temporada. Ahora, queda bastante claro que el tanking o dejarse perder podría ser una opción realmente viable para un equipo condenado al fracaso.

Con Trey Burke, futurible estrella, lesionado, los Jazz tan sólo cuentan con la presencia de jóvenes promesas, que no están capacitadas para liderar una franquicia de la NBA. Derrick Favors, Enes Kanter, Gordon Hayward y Alec Burks son algunos de los principales jugadores del equipo nevado, que están decepcionando a la afición en estos primeros partidos de liga.

La tendencia de la franquicia es claramente negativa, ya que el juego que está realizando no invita precisamente al optimismo. Un forma de jugar opaca, sin ideas y con una escasa capacidad de reacción caracterizan a estos Utah Jazz, que deberán realizar alguna innovación en su estilo sino quiere ser un firme candidato a la posición 30 de la competición.

Comentarios recientes