Los Clippers amansan a los Timberwolves en L.A.

Minnesota forzó al máximo a los angelinos, que consiguieron domarles y doblegarles en el Staples Center (107-109)

Los Minnesota Timberwolves repitieron cita en el Staples Center de Los Ángeles y lo celebraron disputando fogosamente el encuentro a los Clippers de Doc Rivers. A la conclusión, dos puntos de desventaja cortaron su racha de dos triunfos consecutivos, pero las sensaciones de la derrota fueron dulces, ya que los Wolves estuvieron siempre en el partido ante uno de los rivales más fuertes de la actual NBA. El marcador definitivo fue 109-107.


Griffin fue el protagonista del choque y lideró a los suyos / Clippers.com

Quizás necesitaron algo de providencia. Los Clippers sufrieron de lo lindo para doblegar a los Wolves, que siempre se engancharon a la cola de su rival. El partido fue un toma y daca constante, y los Wolves tuvieron sus opciones hasta el último suspiro. Fallaron. No lo hizo Jamal Crawford en el triple más espectacular de la noche, un tiro desde su campo que entró como un misil y levantó al Staples entero.

Blake Griffin lideró a los locales con 25 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias, acompañado por el resto del nuevo ‘Big Three’ de moda en L.A. Chris Paul anotó 21 tantos, repartió 11 asistencias y robó 4 balones en el choque. DeAndre Jordan, pese a fallar todos sus tiros libres y arriesgar el triunfo de los suyos como consecuencia, terminó con 14 puntos y 11 rebotes clave.

El pistolero Jamal Crawford -protagonista de la jugada de la noche- terminó con 18 puntos y 6 asistencias, un seguro de vida desde el banquillo. Otro tirador respondió en Minnesota. Kevin Martin lideró a los de Rick Adelman con 30 puntos. Le acompañaron Kevin Love con 23 puntos, 19 rebotes y 7 asistencias y Nikola Pekovic con 25 puntos y 10 rebotes. Pese al monstruoso partido de Love, los Wolves necesitaron un extra que no llegó.

Fue Ricky Rubio el que no estuvo entonado. Terminó con 5 puntos (2-6 en tiros de campo) y 10 asistencias. Robó dos balones pero perdió tres. Tras su triple-doble, su segundo día consecutivo en L.A. se le atragantó.

Al final la tríada angelina fue demasiado para unos Wolves que están por encima de los Lakers pero todavía no pueden pretender alcanzar el nivel de los Clippers, que ahora mismo son los terratenientes de la ciudad de Los Ángeles. Despidieron a los lobos como es debido, marcando territorio a pesar del sufrimiento y el esfuerzo.

Por cierto, los Clippers son el único equipo capaz de anotar de tres desde medio campo y la misma noche hacer lo mismo pero de dos, pregunten a Chris Paul y DeAndre Jordan:

El resumen completo:

Comentarios recientes