1.- Ibrahim Kutluay, un lujo persa para Seattle Supersonics

El turco pasó por Seattle Supersonics una temporada en la que se embolsó $ 3 millones

Ibrahim Kutluay simboliza uno de los perfiles clásicos de jugadores que aprovechan su oportunidad en la NBA, al máximo. El turco empezó su trayectoria como profesional en su Turquía natal, en las filas del Fenerbahçe en el que jugó durante tres temporadas, para después pasar a formar parte del equipo más potente en aquella época de Turquía, el Efes Pilsen. De Turquía y siguiendo una trayectoria casi repetitiva en infinidad de jugadores jugadores turcos, dio el salto a Grecia, en tierras helenas, tampoco quiso echar raíces, y tras disputar tres temporadas con dos equipos diferentes, decide aceptar una gran oferta de su país donde disputó nuevamente una temporada con el Ulkerspor, antiguo Fenerbahçe. Y tras esa temporada, surge ante Kutluay su gran oportunidad, la NBA llama a su puerta y el jugador no se lo piensa y acepta la ofera de Seattle Supersonics.

Corría la temporada 2004-2005 y Seattle Supersonics ya no tenía el glamour que había perdido años atrás. Tras seis temporadas sin ser capaces de superar una sóla ronda de playoff, con Ray Allen y Rashard Lewis asumiendo el liderazgo de la franquicia, los Sonics trataban de superar la marcha de uno de los mejores jugadores que pasaron por allí, Gary Payton.

Los Sonics apostaron por la figura de un jugador que estaba destacando en Europa que no era otro que Ibo Kutluay, el turco que había aprovechado la gran fama que se había labrado en las ligas europeas durante más de diez temporadas, firmó un contrato garantizado por dos temporadas con los Sonics.

Dos temporadas a cambio de $ 3.4 millones, no estaba nada mal para probar fortuna. Los Sonics de aquel año, bajo la batuta de Allen y Lewis funcionaban y no en vano acabaron la temporada con un balance de 52-30. En una temporada tan competida y donde la rotación de los Sonics estaba más que decidida y además funcionaba, la entrada de Kutluay se antojaba harto complicada.

Y así fue, una temporada para disputar un total de 2:23 minutos, en 5 partidos, en los que consiguió lanzar en tan sólo una ocasión a canasta para acabar anotando 0 puntos. Triste papel en su paso por la NBA, pero que, sin duda, supo amortizar a la perfección. 0 puntos y 2:23 minutos repartidos en 5 partidos, para embolsarse, $ 3.4 millones, no está nada mal. Al finalizar el primer año de los dos que tenía de contrato, Kutluay, decidió volver a Europa donde volvió a disputar baloncesto al máximo nivel en Europa.

Kutluay representa uno de los perfiles más comunes, que sería el del jugador europeo que en la parte álgida de su carrera, decide probar la aventura americana, eso sí, asegurándose un espectacular contrato, que le compensó de los minutos de banquillo.

Durante sus primeras semanas en la liga, el Seattle Times, publicaba una interesante entrevista hablando sobre el turco, en la que su entrenador, el gran amante de los europeos, Nate McMillan, hablaba de él y decía "él ahora mismo es el jugador número 12, alguien tendrá que bajar para que pueda entrar en la rotación" a las pruebas nos remitimos. Nadie bajó su rendimiento en aquellos Sonics que acabaron cayendo en segunda ronda de playoff frente a unos San Antonio Spurs que se proclamarían campeones de la NBA.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes