Pívots

Los centímetros se pagan en la NBA y los 3 jugadores de los que vamos a hablar van sobrados de esto. Gran capacidad reboteadora, buena aportación en ataque y una defensa férrea es todo lo que tiene que tener un pívot en condiciones. Estos 3 van sobrados los 3 aspectos y poseen unas condiciones físicas que les hacen estar entre los mejores de la liga.

Dwight Howard ha sido y es uno de los jugadores más dominantes en el aspecto físico en los últimos años. Desde Shaquille O'Neal no se recuerda un jugador con unas capacidades físicas tan superiores al resto. Sin embargo, la cabeza no le acompaña. Su sueldo, de $20.513.178 en los Houston Rockets, podría ser mucho mayor si utilizara su cerebro a la hora de jugar a baloncesto. Debajo de la pintura, tanto en un lado como en el otro de la cancha, es un jugador que da miedo. Pero si lo sacas de esa zona, pierde muchísimas facultades. En la 2016/2017 podrá cobrar más de 23 millones de dólares. Su objetivo es un anillo, y por eso ha ido divagando por la NBA en busca de un equipo que le haga campeón.

En la segunda posición de pívots mejor pagados de la NBA nos encontramos con el hermano 'bueno' de los Lopez. Brook se embolsa cada año cerca de 15 millones de dólares, y en 2016 puede llegar a percibir más de 16 millones de dólares por una sola temporada en el equipo del barrio de Nueva York. Su papel en los Nets es más que importante, porque sostiene el juego interior del quinteto titular del equipo que, por el momento, entrena Jason Kidd. Su habilidad para lanzar desde media distancia y su juego en el poste tanto en defensa como en ataque le hacen merecer cada dólar de su salario siempre que le respeten las lesiones.

Andrew Bogut es el tercer pívot mejor pagado porque los Golden State Warriors necesitan una pieza que compense la diferencia entre el ataque y la defensa en este equipo. No es un prodigio de cara al aro, aunque sus condiciones físicas le permitan trabajar en los dos lados de la cancha. Su principal labor, y por la que se lleva $14.200.000 esta temporada es por la defensa. Compensa todo el trabajo que Curry, Lee y Thompson no son capaces de hacer. Cuando las lesiones le han respetado, el nombre de número 1 del draft australiano ha estado en boca de todos los aficionados a la NBA. Agente libre el próximo verano. No le faltarán ofertas.

Comentarios recientes