Los Raptors deslucen el retorno de Kobe Bryant

El astro regresó y demostró falta de rodaje en la derrota de los Lakers ante Toronto por 106-94 en el Staples Center

Kobe Bryant regresó de su lesión con 9 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias en la derrota de Los Angeles Lakers ante los Toronto Raptors (106-94) en un Staples Center abarrotado para la imprescindible cita. No defraudaron ni los momentos previos ni la presentación, sí que lo hizo el rendimiento descafeinado de la ‘Mamba Negra’ encima del parqué. La marcha imperial le recibió y una sonora ovación le despidió. Volver, a sus 35 años, ya es todo un éxito.

Kobe Bryant, en acción, el dia de su retorno tras su severa lesión / @espnnba

La expectación iba en aumento. Las redes sociales hervían y la televisión norteamericana abría la retransmisión con una entrevista exclusiva al protagonista indiscutible de la noche, Kobe Bryant. “Estoy ansioso. Ha pasado mucho tiempo y he tratado de estar listo…”, decía con un brillo especial en los ojos. La grada le coreó cuando saltó a la pista, cuando empezó a hacer el calentamiento y sobretodo, cuando tocó por vez primera el balón. Imaginen su primera canasta.

Ni el traspaso relámpago de Rudy Gay a los Kings ni la ‘noche social’ de los Lakers quitaron protagonismo al astro angelino. Kobe Bryant hizo efectivo su retorno y lo hizo con estilo. Calzó su nuevo modelo de zapatillas– las Kobe IX edición limitada, en recuerdo de sus 81 puntos ante los Raptors en enero de 2006– y se presentó al público con la banda sonora de Star Wars, concretamente la marcha imperial que se identifica con Darth Vader.

El balón rodó, y primero atacaron los Raptors. Kobe Bryant tomó la posesión en el ataque inicial angelino y no, no tiro. Asistió a Robert Sacre para la primera canasta de los Lakers. La grada disfrutó de lo lindo, y es que Kobe mostró todo su repertorio. Incluso defendió con fiereza y robó un balón en las acciones que inauguraron su temporada. Se fue al banquillo a los siete minutos con 2 asistencias, un robo y una pérdida.

Un viaje a la línea de personal le permitió anotar su primer punto a seis minutos y medio del descanso. Un tiro a tabla fue su primera canasta, a cinco minutos para los vestuarios. A pesar de todo, los Lakers no podían con los Raptors ni con un Amir Johnson inspiradísimo. Toronto llegó con un liderato de cuatro puntos al receso tras un apretón de los locales (51-47). Kobe había producido 5 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias en 14 minutos.

Se le vio más generoso de lo habitual y un poco más inseguro, pero intentó encontrar siempre la mejor jugada con bastante acierto. No fue un retorno explosivo ni espectacular, pero fue esperanzador. Pese a sus 35 años y el desgaste de toda una trayectoria en la NBA, el jugador mostró que volver es posible.

Los Lakers necesitaron al banquillo para aguantar a los Raptors, que perdieron siempre sus ventajas al final de cada cuarto. Sin conseguir rebasar a los visitantes, los angelinos llegaron con opciones al final, pero no las capitalizaron. 18 pérdidas de balón y algunas malas decisiones les condenaron. La fiesta no fue completa pero al fin y al cabo fue fiesta.

Kobe cerró la noche con 9 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias, 2 robos y 8 pérdidas de balón en un pobre 2 de 8 en tiros de campo. Pau Gasol no disputó ningún minuto en el último cuarto, se quedó en un 3-11, tan solo 7 puntos y 8 rebotes. Cinco Lakers, todos del banquillo, anotaron en dobles dígitos.

Amir Johnson lideró a los Raptors con 32 puntos (career-high) y 9 rebotes junto a los 26 tantos de DeMar DeRozan y los 21 de Kyle Lowry. Al final, victoria de Toronto por 106-94, que aguó la celebración a Bryant y a los aficionados en Hollywood.

Poca fantasía y una dosis precisa de realismo. Kobe volvió pero demostró que necesita tiempo. Lo tendrá. Fue, al menos, un retorno muy esperado.

Y es que Bryant podría haberse quedado en el suelo tras su lesión en tendón de Aquiles y ser leyenda. No haber vuelto del banquillo y ser un Hall of Famer. Podría haber fallado los tiros libres y inscribir su nombre en la historia. Podría haber desistido y no volver nunca máspero entonces no hubiera sido Kobe. Sí, no es un sueño, regresó con éxito pese a no lucirse.

Comentarios recientes