Lamar Odom, ¿del centro de desintoxicación a los Lakers?

Tras librarse de la cárcel y confirmarse el fichaje de S. Jackson por los Clippers, Odom buscará cobijo en LAL

La oficialización del fichaje de Stephen Jackson por Los Angeles Clippers ha dejado a Lamar Odom sin su opción preferida de cara a intentar volver a la NBA y retomar el camino del éxito tanto en su vida privada como en la profesional. Tras un ajetreado verano que le ha dejado a un paso de ingresar en prisión, Odom buscará convencer a Los Angeles Lakers para que le den una segunda oportunidad.

Los Angeles Lakers y Los Anegeles Clippers habían mostrado su interés por la figura de Lamar Odom. Los rumores apuntaban a que ambos equipos estaban interesados en incorporar a una figura que fue antaño referente para ambos conjuntos. Al final, los Clippers se han decantado por el también problemático (a su manera) Stephen Jackson, que el año pasado amenazó a Serge Ibaka y fue cortado por los Spurs antes de acabar la temporada.

Protagonista en la famosa pelea en el Palace, Jackson tendrá otra oportunidad, la que quería Lamar Odom.

Odom debutó con los Clippers y triunfó como sexto hombre de los Lakers. Sin embargo, después de salir en 2011 del equipo de púrpura y oro tras siete años de compromiso, el ala-pívot sufrió un bajón en su rendimiento y entró en una espiral negativa que le llevó a caer de nuevo (en 2001 ya le pillaron) en la trampa de las drogas. En 2004 tuvo que hacerse cargo y cuidar de su padre, adicto a la heroína.

La última noticia sobre Lamar Odom era que se libraba de la cárcel. Esto fue hace un par de días. El jugador reconoció ante el juez su culpabilidad en los cargos imputados –conducción bajo los efectos del alcohol– y evitó así ingresar en prisión. La resolución del magistrado le deja en libertad condicional durante tres años y le obliga a ir a una clínica de rehabilitación durante tres meses para completar un tratamiento de desintoxicación que dejó a medias.

¿Cómo mezclan todas estas noticias con los rumores del interés de los Clippers y los Lakers para incorporarle de nuevo a la actividad NBA? Tras el fichaje de Stephen Jackson por los Clippers, parece que Lamar Odom se queda con una sola opción: convencer a los Lakers.

Estas últimas semanas los rumores apuntaban a que el jugador prefería la opción de los Clippers, algo que de bien seguro no le ayudará ahora de cara a negociar con los Lakers. Eso si realmente le quieren. Tras dos años muy flojos, primero con los Mavericks y después con los mismos Clippers, Odom no parece estar en su mejor estado de forma (incluso sin considerar su drogadicción en la valoración).

Los promedios de Odom se acercan a los 14 puntos, 8.5 rebotes y 4 asistencias en su carrera NBA. Promedió tan solo 4 puntos y 6 rebotes en 20 minutos de juego el año pasado bajo el mando de Vinny del Negro. Ya no tiene una figura atlética y saludable, más bien está orondo y a sus 34 años difícilmente vuelva a ser una pieza útil.

Excelente sexto hombre en su mejor época, cabe recordar que el banquillo de los Lakers en el presente curso está siendo el que más puntos aporta de toda la NBA. Allí recalaría Odom y, sin duda, debería luchar mucho por un puesto en la rotación de Mike D’Antoni.

¿Por qué apostarían los Lakers por él? Por su experiencia y su pasado, por sumar un efectivo de banquillo y, en definitiva, porque pueden permitirselo a nivel económico y podría ser un último recurso en caso de extrema necesidad. Odom saldría barato, no como plan B, sino como plan Z.

Su vida ha sido una auténtica montaña rusa. Su matrimonio con Khloe Kardashian le llevó al estrellato fuera de las canchas y desde entonces la prensa rosa le sigue día y noche. Su puesta en libertad indica que Odom está listo para volver a intentarlo. Conseguir asilo en los Lakers le permitiría, como mínimo, ocupar mucho tiempo con su gran pasión en la vida, el baloncesto, y evitar así una recaída en la pesadilla de las drogas.

Lamar Odom merce una segunda oportunidad. Los Lakers no le necesitan, sino todo lo contrario, él les necesita a ellos.

Comentarios recientes