LaMarcus Aldridge le gana la partida a Dwight Howard

Los Blazers derrotaron a los Rockets por 104-111 gracias a la exhibición y el liderazgo de su ala-pívot

Los Portland Trail Blazers ganaron a los Houston Rockets por 104-111 en un duelo de titanes en la pintura entre LaMarcus Aldridge (31 puntos) y Dwight Howard (32 puntos). Los Blazers fueron de nuevo un poco mejor que su rival y siguen reafirmando su condición de candidatos con cada victoria que consiguen. Cinco jugadores locales registraron dobles dígitos, en total nueve disputaron minutos en el encuentro.

Dwight Howard disputó uno de sus mejores partidos del año y sin embargo se tuvo que conformar con la derrota y una lección de liderazgo de LaMarcus Aldridge. El duelo de pívots se saldó a favor de Portland que ganó el choque por 104-111, vengándose así de la derrota ante los Rockets a principios de temporada.

Howard anotó 32 puntos, capturó 17 rebotes y colocó 3 tapones, pero fue insuficiente. Aldridge terminó con 31 puntos, 25 rebotes y 2 tapones. Fue un duelo precioso entre los pívots, aunque los Blazers abrazaron mejor a su efectivo con el resto de jugadores de la plantilla, y eso resultó clave.

Wesley Matthews con 18 y Robin Lopez con 16 tantos, complementaron a su líder mientras en Houston tan solo James Harden se quedó con el trabajo de ayuda, anotando 25 puntos.

Howard mostró su descontento y mala actitud de nuevo, esbroncando a Chandler Parsons en un trance de partido del que tenía parte de la culpa, pero no toda. El lenguaje corporal mostró que en Houston todavía no se entienden del todo bien.

Lo contrario ocurre en Portland.

Terry Stotts está obrando su particular milagro con una plantilla de los Blazers talentosa pero claramente corta. El entrenador novato debería estar en todas las quinielas para el premio al mejor del año tras el fulgurante inicio de campaña de los suyos, que ha sorprendido incluso a los más optimistas. Portland no ha frenado ni con los equipos más potentes: ha ganado a San Antonio, Indiana, Oklahoma y ahora a Houston.

Liderados por LaMarcus Aldridge y Damian Lillard, con tan solo seis jugadores por encima de los 20 minutos de juego, los Blazers son líderes indiscutibles del Oeste y luchan con Indiana por el mejor récord de la NBA. Hace tiempo que la gente espera el desastre. Alguna lesión o la falta de inspiración de alguno de los jugadores podría resultar devastador en una franquicia con un largo historial de desgracias y mala suerte.

De momento todo va viento en popa y el 19-4 copa las clasificaciones de la conferencia más exigente de la liga. Tampoco cambia otro hecho, y es que Víctor Claver no tiene sitio en la plantilla, una pena viendo el nivel que están alcanzando.

Comentarios recientes