Andrea Bargnani, el rey de los finales de partido de los Knicks

Andrea Bargnani protagonizó la inexplicable jugada que acabó condenando a los Knicks a la prórroga

Los New York Knicks son un equipo inmerso en plena crisis de ansiedad, y esto se ve reflejado en el poco criterio que tienen a la hora de jugar los finales de partido. La suerte les ha sido dispar en los dos últimos encuentros pero el criterio a la hora de jugar ambos finales de encuentro ha sido muy similar. Si frente a los Wizards, una serie continuada de errores defensivos en cadena, permitió a Bradley Beal anotar sólo debajo del aro, una canasta que acabó sentenciando el partido y que supuso otra nueva derrota, frente a los Bucks, un lanzamiento de 3 puntos, tras capturar rebote ofensivo a falta de 11" para finalizar el partido y con dos puntos de ventaja, acabó condenando a los Knicks a jugar una prórroga que finalmente pudieron salvar. El denominador común en ambas acciones, no fue otro que Andrea Bargnani, el italiano fue claro protagonista tanto en defensa como en ataque de ambas jugadas, un Bargnani que se ha convertido en fiel reflejo de la caótica situación que están viviendo los Knicks, y que en estos finales de partido salta a la luz.

FOTO: lainformacion.com

Andrea Bargnani podríamos decir que se ha adaptado a la perfección a la filosofía knickerboker en este tramo de la temporada, la histeria colectiva se ha instalado en el equipo del Madison Square Garden y el ala-pívot italiano se ha querido erigir en claro protagonista del equipo en esos tramos de partido.

Frente a los Wizards una "alineación de planetas" en forma de malas decisiones cuando todo estaba a su favor, le otorgaba la victoria a los Wizards sin que, ni desde la cancha, ni desde el banquillo de los Knicks, hubiera respuesta alguna a los 22" más caóticos que se recuerdan en el Madison Square Garden.

Con un punto arriba para Knicks y tres tiempos muertos para Woodson, y para más inri, con una falta por hacer antes de entrar en bonus, los Knicks tenían una acción que defender. La consigna era clara, llevar a Bradley Beal al aro, y que en ese momento apareciera la ayuda de Bargnani para cerrar la canasta.

¿Bargnani? El bueno de Andrea Bargnani se olvidó, el italiano se centró en defender a su par, más allá de la línea de tiro libre y cuando Udrih se giró esperando al italiano, este no estaba ocupando su lugar. El resultado es conocido, canasta y victoria para los Wizards, eso sí, con la inestimable colaboración de Mike Woodson desde el banquillo que se olvidó de pedir tiempo muerto y provocó que a falta de 6.2" Carmelo Anthony acabará lanzando un melón desde 9 metros que, evidentemente no acabó entrando.

Este final de partido tuvo su continuidad en el último partido que, en esta ocasión y sin que sirva de precedente, acabaron ganando los Knicks. El despropósito de los Knicks, llegó en esta ocasión en el ataque, y el protagonista...¿quién si no? Con 11" por jugar de la primera prórroga, Carmelo Anthony lanza a canasta agotando la posesión, su lanzamiento lo escupe el aro, pero el reaparecido Tyson Chandler, caza la captura, ganando de dos y con 11"¿Cuál sería la decisión?

Lo lógico hubiera sido intentar hacer correr el tiempo y que los Bucks les forzaran a ir a la línea de libres, pero...estando los Knicks de por medio, nunca acaba imperando la lógica, y si Bargnani puede aportar su granito de arena, todo acaba siendo parecido a un circo con el célebre "más difícil todavía".

El balón llega a las manos de Bargnani en línea de tres y éste, ni corto ni perezoso lanza un triple, el balón no entra y el rebote lo caza Milwaukee Bucks, que pide tiempo muerto...a continuación, canasta de Milwaukee que llevó el partido a una segunda prórroga, en la que esta vez sí, los Knicks no tuvieron que tomar decisiones en un final apretado y acabaron ganando el encuentro.

Andrea Bargnani, ha demostrado en estos dos partidos que no es quizás el jugador más indicado de todo el "roster" del que dispone Woodson, para estar en la cancha en los momentos decisivos. Falta por ver si los Knicks han aprendido de estos dos partidos, o si por el contrario, volverán a convertir su final de partido, en un nuevo carrusel de despropósitos dejando que sea el azar, quien otorgue al equipo, una nueva victoria o derrota en su casillero. Si Bargnani lo ve todo desde el banco, parece que las posibilidades de éxito son más altas...veremos si Woodson toma nota de ello.

Comentarios recientes