Los dos últimos rookies del año y los bases del futuro

Comparamos a Kyrie Irving y Damian Lillard, los dos últimos rookies del año en la NBA.

Damian Lillard y Kyrie Irving son los dos bases jóvenes con más futuro de la NBA, llamados a dominar la liga de aquí a no mucho tiempo. Ambos llevan una carrera parecida, ya que han sido nombrados los mejores novatos del año en su temporada de debut. Además los dos son estrellas de sus franquicias, los Cavs y los Blazers, a pesar de su juventud, aunque bien es cierto que Lillard está mejor acompañado por sus compañeros de lo que lo está Kyrie Irving. Pero no todo son similitudes entre estos dos jugadores, y a continuación intentaremos decantar la balanza hacia Lillard o Irving en este brillante duelo de point guards.

La primera diferencia que encontramos entre Irving y Lillard es su formación universitaria. El de los Cavs solo jugó un año en la prestigiosa Universidad de Duke, a la que llegó ya como una estrella de High School y sabiendo que su nombre estaba apuntado en todas las agendas de los scouters de la NBA. En ese año promedió 17,5 puntos y 4,3 asistencias, aunque solo jugó 11 partidos por culpa de una lesión, que le valieron para ser elegido en el número 1 del draft por los Cavs. Por su parte, Lillard completó su ciclo universitario hasta el final, en la modesta universidad de Weber State, en los que promedió 18,6 puntos y 3,5 asistencias. Especialmente productivo fue su año senior, con 24,5 puntos y 4 asistencias (máximo anotador de la NCAA ese año) que le sirvieron para ganarse una reputación de gran anotador y ser elegido en la sexta posición por los Blazers.

En su año de novato Irving no decepcionó, y con unos promedios de 18,5 puntos y 5,4 asistencias, se alzó con el premio ROY, aunque bien es cierto que tuvo problemas con las lesiones y sólo pudo disputar 51 partidos. Por su parte, Lillard demostró que completar su ciclo universitario le vino realmente bien, y demostró desde el primer momento que estaba preparado para brillar en la mejor liga del mundo. Los 19 puntos y 6,5 asistencias en su primer año, le sirvieron para ser nombrado novato del año, por encima de Anthony Davis, señalado por todos como el gran favorito a este trofeo antes de iniciar la temporada.

En su segundo año, Irving, que volvió a tener problemas con las lesiones, subió sus números hasta los 22,5 puntos y 5,9 asistencias, que le sirvieron para ser llamado por primera vez para el All Star Game, partido en el que cumplió en su primera participación con 15 puntos y 4 asistencias. En esta temporada, su tercera en la NBA, Irving está en 21,1 puntos y 6 asistencias. Mientras, Damian Lillard está actualmente en su segundo año, y sus números en esta temporada están siendo realmente espectaculares con 21,3 puntos y 5,9 asistencias, siendo junto a LaMarcus Aldridge el líder de los Portland Trail Blazers, uno de los mejores equipos de la NBA. Aunque aún quedan dos meses, sería de justicia que Lillard estuviese presente en el All Star, aunque resulta curioso que a día de hoy Rajon Rondo, que todavía no ha jugado este año, tenga 25.000 votos más que Lillard para estar en el partido de las estrellas, algo realmente incomprensible.

Entrando en sus virtudes para el baloncesto, nos encontramos con que son dos jugadores muy parecidos. En el tiro exterior la balanza se decanta hacia el lado de Lillard. El ex de Weber State es un gran tirador y este año presenta un 42,8% de acierto desde el triple, mientras que el ex de Duke, está viviendo su peor año en el triple, con un 33,1% de acierto, aunque se le puede considerar un buen tirador. En la visión de juego podríamos decretar un empate técnico entre ambos, ya que presentan guarismos muy parecidos en el número de asitencias reapartidas por noche. La balanza se decanta, por poco, a favor de Irving en el manejo de balón y en el físico, donde está un escalón por encima de Lillard.

Esta misma semana ambos bases vivieron un duelo directo, en el que los dos brillaron. Kyrie Irving firmó 25 puntos y 10 asistencias, y encadenó 9 puntos en 61 segundos que sirvieron a los Cavs para remontar 8 puntos. Pero a pesar del partidazo de Irving, el gran protagonista y por lo tanto vencedor del duelo personal, fue Damian Lillard. Con 36 puntos, 10 asistencias, 8 rebotes y 8 triples, el base de los Blazers fue fundamental en la victoria de los suyos por 119-116. Además Lillard fue el autor de la canasta ganadora.

Personalmente yo me decanto por el base de los Blazers, quizá hoy en día un jugador más determinante, pero desde luego la batalla está muy igualada y el debate está abierto.

Lillard o Irving, ¿Quién es mejor?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes