Un error de Martin condena la exhibición de Kevin Love y ensalza la de Blake Griffin

Los Wolves caen tras una prórroga en el Staples (116-120) a pesar de la exhibición sin recompensa para Kevin Love (45)

El Minnesota Timberwolves - Los Angeles Clippers fue un recital de baloncesto ofensivo y un toma y daca constante que se solventó tras una prórroga forzada por el equipo local a última hora, con el máximo suspense. El 116-120 definitivo tuvo a dos protagonistas destacados en cada bando, Kevin Love se exhibió con 45 puntos y 19 rebotes mientras que Blake Griffin le contestó con un recital de mates saldado con 32 puntos y 10 rebotes.

Un partido de espectáculo puro, con todos los ingredientes para disfrutar del mejor baloncesto del mundo. Estrellas, jugadores espectaculares y dos entrenadores dispuestos a brindar una oportunidad sin condicionales al ataque y a la velocidad. Los Wolves estuvieron muy cerca de asaltar el Staples Center, pero los de Doc Rivers se inventaron un robo de balón a escasos 8 segundos de la conclusión cuando Minnesota lo tenía todo de cara para sellar la victoria. Falló Kevin Martin, que condenó la actuación de sus compañeros Kevin Love y Nikola Pekovic.

Love se fue hasta los 45 puntos y 19 rebotes, Pekovic hasta los 34 tantos y 14 capturas. Fue insuficiente. No apareció Ricky Rubio, centrado en su faceta de asistente (12), donde volvió a graduarse con excelencia, como casi en cada noche. Falló sin embargo en el tiro, donde no anotó ningún punto y realizó tan solo cuatro intentos.

La estrella que más sobresalió, por su naturaleza y su facilidad para volar, fue Blake Griffin. El ala-pívot se sacó de la manga varias jugadas tremendas y de pasó cargo con la responsabilidad de liderar a los suyos con 32 puntos y 10 rebotes. Contó con la inestimable ayuda de Jamal Crawford (22 puntos), autor del robo que forzó la prórroga, y de Chris Paul, timonel del conjunto de Doc Rivers con 19 puntos y 13 asistencias. Darren Collison añadió 18 y Jared Dudley 15.

A Blake le sufrió, en primera persona, el bueno de Ricky Rubio. El español se colocó en la boca del lobo sin darse cuenta y asistió al Top 1 de la jornada con asiento privilegiado.

A veces, aunque parece increíble viendo la hoja estadística, el amor no es suficiente. Minnesota necesitó un poco más de acompañamiento y sobretodo mayor fortuna para vencer a domicilio y recuperar el balance neutro. No fue así, y se mantienen cerca de los playoffs con un 13-15 que seguiría triunfando en el Este. Los Clippers consiguieron su quinto triunfo consecutivo (20-9) y se quedan a tres partidos de los Blazers.

Comentarios recientes