Sangre y dolor para Pau Gasol y los Lakers en Phoenix

Los Lakers recibieron una paliza de los Suns a domicilio (90-117) y Pau terminó con 10 puntos y un buen golpe en el ojo

Pau Gasol se llevó la peor parte de la paliza que recibieron Los Angeles Lakers a manos de los Phoenix Suns, saldada por 90-117, tras recibir un buen golpe de Miles Plumlee en el ojo derecho que le dejó la cara ensangrentada y le obligó a retirarse del encuentro. Fue un susto y más allá del cabreo por el encontronazo y la derrota, Gasol no deberá preocuparse por su estado físico el día de Navidad.

Miles Plumlee eliminó, literalmente, la amenaza de Pau / lakers.com

Los Lakers fueron un polvorín ante uno de los equipos revelación de la temporada. Los Suns no tuvieron piedad y arrasaron con los angelinos de principio a fin. Gerald Green lideró desde el banquillo la anotación de los locales con 22 puntos, que estuvieron liderados por los 16 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias de Eric Bledsoe. La paliza fue contundente, 90 a 117, y ningún parcial favorable a los angelinos.

Miles Plumlee dominó la pintura con 17 puntos y 20 rebotes, también dominó la cabeza de Pau. Gasol se retiró con 20 minutos disputados y un ojo lleno de sangre tras toparse con el pívot rival. El español terminó con 10 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias en unos Lakers pobres liderados por los destellos a ratos de Nick Young (19) y Jodie Meeks (18).

De nuevo, rendimiento pobre de los de Mike D'Antoni, que visitó su antiguo pabellón, en el que sí triunfó en su mejor época en la NBA. Eran otros tiempos, y ahora sigue junto a sus Lakers en el desierto de la conferencia Oeste. Perdidos y sin rumbo fijo.

Comentarios recientes