Un recorrido a lo largo de los 30 años de comisionado de David Stern

El comisionado de mayor duración en la historia de la NBA acabará su mandato el 1 de febrero

David Stern es, ha sido y será recordado por los aficionados como uno de los grandes símbolos del baloncesto moderno. Nunca le hemos visto jugar ni correr la pista, pero es el gran culpable de haber llevado a la mejor liga de baloncesto del mundo hasta donde ha llegado. Desde su entrada en 1984, la empresa norteamericana solo ha ido en alza, aunque ha tenido ciertos puntos negros que también quedarán para el recuerdo de todo el mundo. Su sucesor, Adam Silver, tiene una papeleta más que complicada, puesto que el listón lo ha dejado muy alto y será difícil de superar.

Stern ha conseguido que la NBA llegue a más de 212 países, ha vivido las mejores épocas del baloncesto a lo largo de la historia y ha hecho de él un juego más atractivo y vistoso para el aficionado. Nos vendió el producto de la mejor manera que pudo con la rivalidad entre Magic Johnson y Larry Bird. Además, todo fue mucho más fácil cuando en su primer draft fue escogido el mejor jugador de la historia, Michael Jordan, además, de Stockton, Barkley y Olajuwon. El comisionado solo tuvo que hacer llegar al público de la manera más amistosa posible el producto del baloncesto. ¿Cómo lo hizo? Por medio del espectáculo. Su iniciativa consiguió atraer a un público mayor e hizo de la NBA una competición mucho más divertida. Tan divertida la hizo que todo momento gracioso que se veía en un campo acababa grabado por las cámaras y mostrado en todos los reportajes de televisión. Esto acabó traicionándole a él mismo y fue capturado cuando se atragantó mientras bebía agua:

David Stern, como hemos dicho, llevó el baloncesto a prácticamente todo el mundo. Fue uno de los promotores de la apertura del mercado canadiense con una franquicia como es ahora Toronto Raptors. Además, también se arriesgó a mandar la liga a Europa y le salió a la perfección. Primero, eventos por el viejo continente. Luego, partidos amistosos y ahora encuentros de regular season en Londres como aliciente para el espectador. Esto no solo se ha quedado en Europa, sino que se ha extrapolado al resto del mundo. En México ya tuvieron su oportunidad, pero el evento no llegó a concretarse por un escape de humo que impidió que el partido se disputas. La NBA es muy propensa a cuidar todos los detalles y no parece que vayan a volver a la capital mexicana porque les dieron una oportunidad y les salió mal. Además, la NBA llegó al continente asiático y los aficionados de China y Taiwan demostraron la locura por sus jugadores favoritos.

Todos estos momentos han sido grandes destacados de la historia de David Stern como comisionado, además de un cambio en el sorteo de las elecciones del draft, que fue motivo de grandes críticas y que habló de la NBA como una liga manipulada desde dentro. No todo ha sido un camino de rosas para Stern, ya que también ha recibido críticas severas por algunos casos que han dejado evidencias de que la mejor liga de baloncesto del mundo tiene más de negocio que de deporte. Con el cambio en el formato de sorteo, todo quedaba mucho más al azar a la hora de que los equipos pudieran escoger en la primera posición, aunque muchos elucubran que no es así. En el draft de 1985 se escogía la primera elección extrayendo un sobre de una urna. En este vídeo podemos ver claramente que el sobre que saca Stern es uno que tiene una esquina doblada, lo que deja mucho juego a la imaginación. El jugador que salió escogido en la primera posición fue Patrick Ewing y el equipo que tuvo el lujo de hacerse con sus servicios fue uno de los mercados más grandes de la liga, New York Knicks. Desde ese momento, el sorteo del draft se hace con bolas y basado en una probabilidad descendiente de obtener la primera elección para favorecer a los equipos que han tenido una peor temporada.

El mandato de Stern también deja dos lockouts de larga duración y que hicieron que las respectivas temporadas regulares se vieran reducidas de partidos. En 1998 tan solo se disputaron 50 encuentros de los 82 previstos y en 2011, la NBA preparó una temporada regular de 62 partidos que comenzó en el día de Navidad. Además de esto ha habido varios convenios tanto con jugadores como con propietarios para intentar cambiar el tema de salarios en la NBA que también han suscitado polémica entre jugadores, aficionados, dueños y la propia liga.

Los finales de temporada también han sido convulsos prácticamente cada año. Tanto la prensa como los aficionados siempre han querido recordar que sus equipos fueron perjudicados en algún momento importante de la temporada por los árbitros y que esto podía venir desde dentro de la NBA. El propio Stern un día abrió la boca más de la cuenta y dijo que la final perfecta de la NBA sería un Lakers-Lakers, lo que dio a pensar a todos los aficionados de los equipos que se enfrentaron a cualquier equipo de Lakers que quedara campeón que la competición podía haber sido adulterada. En las finales de la conferencia este de 2001, Ray Allen se quejó del arbitraje ante los Sixers y expresó su disgusto :

"Es sabido por parte de todos que la única intención de la liga es hacer dinero y la liga sabe que Philadelphia hará más dinero con los Lakers de lo que haremos los Bucks."

Todo esto se produjo tras una falta que cometió Scott Williams sobre Allen Iverson por la que fue expulsado del encuentro que se estaba disputando y del próximo, el séptimo, en el que los Sixers vencieron con facilidad y se plantaron en las finales de la NBA contra, quién si no, Los Angeles Lakers.

David Stern, como máximo mandatario de la NBA, ha vivido y protagonizado uno de los momentos más vergonzosos de la historia de la liga, como fue la batalla del Palace. La pelea campal que se produjo entre Pacers y Pistons acabó con las sanciones de mayor calibre jamás vistas en la NBA. Ron Artest, Jermaine O'Neal, Ben Wallace y Stephen Jackson entre otros se llevaron las multas más ejemplares que ha impuesto la liga con hasta una temporada regular completa (82 partidos) sin jugar.

Las polémicas de Stern no solo han venido desde fuera de las canchas, sino que también han afectado a lo más cercano a ellas, como son los equipos y los jugadores. El cambio de ubicacion y nombre de los Seattle SuperSonics por los Oklahoma City Thunder trajo cola, ya que trascendieron acuerdos secretos donde en la compra, la ciudad de Seattle recibió 45 millones de dólares para anular el acuerdo de alquiler del pabellón y 30 millones más si Seattle no recibía ningún equipo de la NBA en un plazo de 5 años.

También Stern se podrá colgar la medalla de haber conseguido que Chris Paul no acabara en Lakers. El base, actualmente en los Clippers, tenía todas las papeletas para cambiar de destino y llegar a la franquicia de dorado y púrpura. Sin embargo, el comisionado decidió vetar el traspaso y desde ese momento todos los intercambios que se hagan en la liga deben estar supervisados por el máximo mandatario de la competición. El que acabó en los Lakers fue, finalmente, Dwight Howard. Los Buss hubieran preferido a CP3, que además hubiera movido a Pau Gasol de la franquicia angelina hacia otro equipo, que ha sido siempre uno de los grandes objetivos de la familia propietaria de Lakers.

También hemos sabido todos de su relación de amor/odio con el dueño de los Dallas Mavericks, Mark Cuban, quien recientemente afirmó que no quería que Stern se fuera de la liga sin ponerle otra multa. El excéntrico propietario del equipo texano se llevó nada más y nada menos que 100.000$ de sanción por protestar a los colegiados entrando hasta casi el círculo central de la liga, aunque no pareció importarle mucho tener que pagar esa cantidad.

En definitiva, el papel de Stern durante estos últimos 30 años ha sido excelente. Sin embargo, también ha dejado dudas sobre el funcionamiento de la liga, aunque no cabe duda de que ha mejorado la situación de la NBA hasta niveles insospechados. Se hará difícil no escuchar el draft contado por Stern.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes