¿Sigue funcionando el 'Hack-a-Howard'?

Recientemente, Spurs y Mavs han utilizado esta técnica, aunque con resultados no muy beneficiosos.

No es que Dwight Howard haya mejorado sus porcentajes de tiros libres, sino que a veces este método puede perjudicar más que beneficiar. La web Synergy Sports​ ha analizado con estadísticas avanzadas y llega a la conclusión de que no siempre se puede sacar réditos de esta técnica.

El 'hack-a-Shaq' se popularizó con la llegada a la NBA de Shaquille O'Neal, cuando sus malos porcentajes desde la línea de tiros libres y su absoluto dominio bajo aros hizo ver a Don Nelson que la mejor manera de evitar dos puntos fáciles era cometer falta sobre O'Neal. De esta manera, las probabilidades de anotar descendían notablemente. Esta técnica se extendió hasta un uso que rozaba lo bizarro cuando el jugador recibía falta a pocos minutos del final del partido en mitad de cancha, sin ni siquiera tener la posesión del balón. Ante eso la NBA creó una regla que prohibía las faltas a jugadores sin balón en los últimos dos minutos de partido y, en caso de realizarse, se saldaría con un tiro libre de cualquier jugador del equipo y posesión. Como anécdota, en los Playoffs de 2008 Greg Popovich utilizó, según O'Neal, en exceso esta técnica, lo cual supuso un fuerte cruce de declaraciones. En el primer partido de temporada regular del año siguiente entre Spurs y Suns, Michael Finley cometió falta sobre el pívot a los cinco segundos de juego, en un gesto de reconciliación entre entrenador y jugador.

La técnica se extendió a Dwight Howard, aunque según este estudio, el método no debería ser exactamente sinónimo de éxito. Independientemente del acierto de Howard, en primer lugar interviene la fiabilidad del equipo contrario. Si paras el reloj y cometes falta sobre el jugador, si no anotas en tu próxima posesión no serviría de nada. En segundo lugar puede intervenir un porcentaje exageradamente acertado de Howard desde la personal. Como ejemplo valgan los partidos recientes ante Spurs (otra vez Popovich) y Mavs, donde el pívot logró un 10/16 en el último cuarto del primero y un 6/8 en el segundo, con sendas victorias de Rockets.

Pero el caso que expone Synergy Sports va más allá de la casuística. Según esta web, analizando estadísticas avanzadas, los Rockets anotan 96'7 puntos por cada 100 posesiones, mientras que Howard, con su actual porcentaje de tiros libres (53%) anotaría 106 puntos por cada 100 faltas recibidas y sancionadas con dos tiros. Por lo tanto, resulta más ventajoso permitir un ataque de los Rockets que realizar faltas a Howard, ya que las probabilidades de anotar, sorprendentemente, descienden.

Pese a esto, el 'Hack-a-Howard' seguirá llevándose a cabo, pese a que algunos entrenadores no compartan este método, como Brian Shaw: "Yo no creo en eso y no creo que esté en el espíritu del juego. Así que eso es exactamente lo que me pasa por hacer eso. Me alegro de que anotara sus tiros libres y me demuestra que hay ser fiel a lo que eres", declaraba tras utilizar esta técnica ante Howard, que anotó 13 de 19 tiros libros y los Rockets se llevaron la victoria.

La técnica, ya extendida a otros jugadores como DeAndre Jordan o Andre Drummond, continúa en ejecución. Sólo queda ver si algún equipo demuestra que siga siendo rentable o, por el contrario, se siga realizando.

Comentarios recientes