Historia del Rising Stars Challenge: de Penny Hardaway a Kenneth Faried

Este evento vive su momento más bajo de popularidad, pero ha visto pasar a los mejores jugadores de las últimas dos décadas.

El All-Star de Nueva Orleans acogerá la vigésima edición de lo que hoy se conoce como Rising Stars Challenge. Pero la historia de este evento del All-Star Weekend ha sufrido varios altibajos, desde cambios de formato a unos niveles de popularidad que lo presentan como una de las citas que menos expectación levantan entre los aficionados.

El partido de novatos sustituía en 1994 al partido de las leyendas, jugado de forma ininterrumpida desde 1984 a 1993 la tarde-noche de los viernes. En la cancha se pudieron ver a jugadores como George Yardley, Jerry West, Bob Pettit o Dolph Schayes. Incluso en 1993, último año que se disputó el partido, veíamos a auténticos mitos como Dave Bing, Rick Barry, George Gervin o Connie Hawkins. El resultado, sin embargo, no era demasiado esperanzador: anotaciones muy bajas y demasiadas lesiones pedían un aire fresco al evento. Así nació el partido de los novatos.

En sus orígenes el partido enfrentaba a dos combinados de jugadores de primer año elegidos por los asistentes de todos los equipos de la NBA. La edición de 1994 vio nacer el formato bajo la generación de jugadores provenientes en su mayoría del Draft de 1993. De aquella promoción destacaban las tres primeras elecciones en el Draft: Penny Hardaway de los Orlando Magic, Chris Webber de los Goden State Warriors y Shawn Bradley de los Sixers. Además, en esta primera edición encontramos la presencia de los primeros jugadores europeos sin formación americana en la figura de los croatas Toni Kukoc y Dino Radja. Los jugadores, entrenados por dos veteranos y antiguas estrellas de la liga como jugadores como K.C. Jones y Doug Collins, se dividieron en dos equipos llamados "Sensations" y "Phenoms". La victoria cayó de lado de los primeros, liderados por Penny Hardaway con 22 puntos, elegido el primer MVP de este partido.

La temporada siguiente se repitió el mismo formato, con los jugadores elegidos en dos equipos, "White" y "Green", entrenados respectivamente por dos leyendas de los banquillos como el fallecido Cotton Fitzsimmons y Al Attles. La victoria fue para los blancos, con Glen Robinson, número 1 del Draft aquel año, como máximo anotador de su equipo. Sin embargo fue Eddie Jones, novato de Lakers, quien más puntos anotó (25), obteniendo el MVP. También formaron parte de este encuentro jugadores como Jason Kidd, Juwan Howard o Jalen Rose. Es en esta segunda edición donde aparece la primera ausencia, ya que Grant Hill fue seleccionado para el All-Star Game y no disputó el partido.

En 1996 se produce el primer cambio de formato en el partido. Se mantenían los mejores novatos hasta ese momento en la temporada elegidos por los asistentes, pero la división de los jugadores se haría como en el partido de los "mayores", es decir, en Este y Oeste. Así se mantuvo hasta 1998, último año en que se disputa el partido en este formato. Por aquí pasaron muchos de los jugadores que dominaron la NBA en los años siguientes: Rasheed Wallace, Garnett e incluso Sabonis en 1996; Kobe Bryant (que anotó 31 puntos, récord hasta 2004), Iverson, Antoine Walker y Camby en 1997; o Billups y McGrady en 1998 (faltó Duncan, elegido como suplente en All-Star Game).

La temporada siguiente se produjo el "lockout" que vio reducir la temporada regular a 50 partidos y aplazar el All-Star que se debía disputar en Washington. Al año siguiente volvió el evento, pero la NBA había perdido la opción de ver en acción en este partido a una de las promociones más atractivas que habían llegado a la liga. El Draft del 98 había descubierto a dos fenómenos que David Stern consideró claves para relanzar la imagen de la NBA tras el cierre patronal: Vince Carter y Jason Williams, amén de otros jugadores que más tarde alcanzarían el rango de leyenda: Dirk Nowitzki y Paul Pierce. Así se ideó el llamado "Rookie Challenge", una manera de poner a prueba a los jugadores de primer y segundo año. La primera edición, con las promociones de 1999 y 1998, ésta huérfana de su mejor jugador, Carter, seleccionado para el partido del domingo, se enfrentaron en un partido que dejó la que posiblemente sea la jugada más recordada de estos partidos: el pase con el codo de Jason Williams a Raef LaFrentz.

Bajo este formato se mantuvo el evento hasta 2011, cambiando al año siguiente su denominación y aglutinando en dos equipos, elegidos por ex jugadores y comentaristas como Shaquille O'Neal y Charles Barkley en 2012 y 2013 y Chris Webber y Grant Hill este año, a novatos y sophomores. Pero la popularidad del partido ha descendido hasta el punto de ser el evento con menor repercusión de todos. Las anotaciones se dispararon ante una evidente falta de competitividad que convertían muchos partidos en meras "pachangas" para lucimiento personal. Los jugadores competían por sí para obtener el premio de MVP, acabando muchos partidos en improvisados concursos de mates. La NBA, ahora bajo mandato de Silver, podría replantearse este evento y veremos si en un futuro no muy lejano se produce un cambio drástico.

Comentarios recientes