Los Cavs despegan; 7 victorias en 10 partidos

Tras el parón del All-Star, el equipo de Ohio parece haber olvidado sus conflictos y la química empieza a florecer.

Que los Cleveland Cavaliers no están cumpliendo con las altas expectativas creadas durante el verano es evidente. Que la decepción no puede compararse a la que provocaron los Brooklyn Nets, también. La franquicia de Ohio se las prometía muy felices tras 'gastar' su tercer pick 1 del Draft en 10 años en el cuestionado Anthony Bennett, hacerse con los servicios del enigmático Andrew Bynum, y de tener por delante el tercer año de carrera del talentoso número 1 del Draft en 2012, Kyrie Irving, el de la consolidación de un jugador cuyo destino parece que tarde o temprano será citado en el olimpo del baloncesto.

Sin embargo el destino, al menos durante los primeros tres meses de competición -50 partidos-, les tenía otro escenario reservado muy diferente al que jugadores, entrenadores, directivos y aficionados esperaban. Peleas y agresiones dentro del vestuario entre pesos pesados del equipo, diferencias palpables entre el jugador franquicia con el entrenador jefe Mike Brown, Falta de compromiso y profesionalidad de jugadores con grandes contratos con sus compañeros a la hora de entrenar, faltas de respeto entre jugadores y entrenadores, salidas de tono del propietario de la franquicia, Dan Gilbert. Y, por si fuera poco; Anthony Bennett y Andrew Bynum.

Mike Brown, que firmó un contrato de 5 años y 20 millones de dólares el pasado verano con la franquicia, parecía no poder controlar la situación lo más mínimo. Es más, da la senasación de que su aportación al equipo siempre fue "entrenar la defensa". Los jugadores no creían en sí mismos y el General Manager, Chris Grant, no tenía soluciones y terminó siendo despedido. Y desde entonces, y tras el All-Star Weekend, parece que las cosas empiezan a funcionar. Los Cavs han ganado siete de los últimos diez partidos, y están a tres victorias de los puestos de Playoffs, que alcanzarán con toda seguridad si siguen cosechando victorias con regularidad. La Conferencia Este pone muy 'barata' la plaza de Playoffs este año y seguro que más de una franquicia se clasifica con balance negativo.

Kyrie Irving en su mejor momento de la temporada, tras ganar el MVP en el All-Star Game. Anthony Bennett empieza a parecerse a un rookie seleccionado en primera ronda, Luol Deng está más contento y a Dion Waiters le sentaron muy bien los focos del duelo ante Hardaway Jr. en el partido del Rising Stars. Los Cavs están contentos, sanos y con ganas de jugar.

Sus rivales por ese octavo puesto del Este, el último que da derecho a jugar los Playoffs, son Atlanta Hawks, Detroit Pistons y New York Knicks.

Atlanta Hawks lleva una tendencia negativa, tras un primer tercio de campaña formidable, en el que se asentó en la tercera plaza del Este como única alternativa a los todopoderosos Pacers y Heat. Sin embargo, la lesión de Al Horford ha aniquilado a unos Hawks que a pesar de los 125 partidos de Kyle Korver anotando triples, no consiguen retomar el vuelo.

Los Detroit Pistons no acaban de ganar partidos, y cuando los ganan no terminan de convencer. Es evidente que en Detroit tampoco tienen muy claro el futuro de su proyecto y un cambio de entrenador que muchos han definido como "precipitado" podrían ser facotres a tener en cuenta de cara al último tramo de la temporada.

En Nueva York, por otra parte, los Knciks continúan con con tendencia de perder y perder, y aunque ya no se dejan ganar por 40 puntos en el Madison, ni con exhibiciones sobrehumanas de un Carmelo Anthony que cada día que pasa se aleja un poco más, son capaces de conseguir ganar encuentros.

Conclusión: creo personalmente que es muy probable que Cleveland Cavaliers consiga el octavo puesto del Este, y por tanto, jugar Playoffs.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes