Oregon, puntos y un ritmo alto

Su premisa es muy clara: lanzar mucho para anotar más que el rival

La temporada de los Ducks ha vivido momentos que pueden definir su participación en el Torneo Final. En su calendario fuera de temporada fueron un equipo casi infalible, una máquina ofensiva que cosechó un récord de 13-0 (Top 10 nacional). En la Pac-12 comenzaron mal y acumularon varias derrotas muy ajustadas ante equipos que estarán en el Torneo (Stanford, Colorado, UCLA, Arizona…).

Oregon llega a la cita con un estilo muy marcado, muy definido. Es uno de los conjuntos más ofensivos de la competición, con un ritmo de juego muy alto, a muchas posesiones y con lanzamientos muy rápidos. En ocasiones es este propio estilo el que les abre partidos o se los cierra de golpe, pero es su naturaleza y no renuncian a ello.

Es de los pocos equipos del torneo que promedia más de 80 puntos por partido. Su principal caudal ofensivo es exterior, con un jugón como Joseph Young, un pequeño escolta encerrado en el cuerpo de un base y con licencia para lanzar desde cualquier parte. Como muchos equipos formados bajo este estilo, es preso de sus deficiencias en el juego interior.

Parten como número 7 de la región más abierta del Torneo. Se verán las caras con un alter ego como BYU en primera ronda y a partir de ahí la cosa se les complica. Pero los Ducks juegan con una misión muy clara: hay que lanzar muchas veces para anotar más que el rival.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes