¿Qué equipo/s son los mayores aspirantes a 'Cenicienta'?

Las cenicientas son tan imprevisibles que los expertos no se ponen de acuerdo en sus pronósticos

Gonzalo Bedia (@gonzalobedia, Solobasket)

Aunque es un clásico, nadie cuenta con ellos o estamos oyendo pocas cosas sobre ellos y creo que UCLA Bruins es uno de los tapados de este año. La dupla Jordan Adams/Kyle Anderson es letal y la llegada de Steve Alford ha sido clave para cambiar la inercia perdedora que tenían los de Los Angeles.

No le perdería la pista tampoco a New Mexico Lobos, un conjunto donde los aussies tienen su protagonismo pero que cuentan con una plantilla muy equilibrada y dos factores clave en esta parte de la competión: buena dirección en cancha bien con Kendall Williams o Hugh Greenwood, y un referente por dentro con Alex Kirk.

Gerard Solé (@gsole, PDR)

El bracket no ha sido demasiado benévolo con los equipos que parecían más complicados, ya que tanto Delaware como Manhattan, a priori los dos equipos más peligrosos dentro de las mid-majors han caído como rivales a Michigan State y al actual campeón, Louisville. Así que habrá que pensar en un rival diferente y creo que debemos mirar hacia la región que encabeza Arizona. Pese a que debutarán contra la Creighton de Doug McDermott, Louisiana-Lafayette, campeón de la Sun Belt, puede ser un candidato a serlo. Pero creo que no es un año demasiado factible para este tipo de universidades y que, en cambio, veremos avanzar rondas a equipos con un seed más bajo como Oregon (nº7), Oklahoma (nº5) o Connecticut (nº7), que, aunque no serían propiamente "cenicientas", sí son candidatos a dar la sorpresa.

Juan Vargas (@JVargas101, PDR)

Buen puñado de aspirantes, desde equipos fomentados en un despampanante talento individual, como North Carolina Central (con Jeremy Ingram) o Louisiana-Lafayette (con Elfrid Payton) hasta conjuntos más corales que han encandilado recientemente como Delaware y Manhattan. Entre los seed 12 tenemos fantásticas escuadras: Harvard ya sabe lo que es protagonizar un bombazo en el torneo y Stephen F. Austin llega con una tremenda racha de 28 triunfos consecutivos bajo el brazo. Sin embargo, creo que tanto Cincinnati como VCU serán rivales demasiado duros, y si tuviera que apostar fuerte lo haría por North Dakota State. Los Bison vienen jugando de maravilla, cuentan con un líder excelente en Taylor Braun y Marshall Bjorklund es un interior con un repertorio ofensivo de gran calibre. Apunten sus nombres.

Óscar Périz (@OscarPerizHoops, PDR y Solobasket)

Realmente, diría que Manhattan y Delaware si no fuese por los emparejamientos poco favorables para ellos (Louisville y Michigan State, respectivamente). Sin embargo, pienso que Louisiana-Lafayette puede ser una de las 'cenicientas' del torneo ya que Creighton me parece un equipo un poco 'frágil' para un torneo cómo el March Madness. También, tengo la ligera sensación de que Weber State puede poner en apuros también a su rival en primera ronda, en este caso todo un seed #1 cómo Arizona.

Bryan García (@only2steps, Basket Americano)

Este año la Atlantic Ten ha llegado a colocar hasta a 6 integrantes en este NCAA Tournament: St. Louis, St. Joseph's, VCU, George Washington, Dayton y a UMass. Todos ellos son equipos sin grandes estrellas y sin tener un jugador que destaque ampliamente sobre el resto, pero son bloques sumamente competitivos, muy duros en defensa y con capacidades para complicar la existencia a casi cualquier equipo. No perdería tampoco de vista a otros programas como Kansas State o Nebraska, que entraron en el último momento en el torneo y que también pueden dar alguna que otra sorpresa.

Iñaki González (@asik86, Blog de Basket)

Creighton: A pesar de ser terceros en el Oeste no dejan de ser una Universidad pequeña, pero con Doug McDermott todo es posible.

Louisiana-Lafayette: La pareja Payton-Long sorprenderá a más de uno.

Edgar Paz (@edpazt, Solobasket)

Creo que Nebraska, con su "seed 11" y viendo el lado del cuadro por el que van podrían ser candidatos a la sorpresa. Quizá el nombre no resulte tan desconocido como los de George Mason o Florida Gulff Coast por citar dos ejemplos recientes en el tiempo; porque vienen de jugar en una conferencia importante. Pero dada su "calificación" en el cuadro final, podríamos incluirla.

Desde un punto sentimental (historia maestro-alumno), y por lo bien que nos lo contarían los medios estadounidenses, que lo fuese Manhattan sería muy apetecible.

David Uña (@BullsDerrick, PDR)

Cuestionable su participación si nos atenemos a méritos deportivos, pero coherente si pensamos en audiencias y llenar pabellones. Cuentan con un bloque muy bien conformado...y con el 'ACC Player of the Year', TJ Warren. Y con él, hasta el fin del mundo.

Nebraska Cornhuskers: Por fin vemos a los Cornhuskers levantar la cabeza después de estar varios años sumidos en el fondo de la Big Ten. Tim Myles ha conseguido mentalizar a sus jugadores y encontrar la tecla en una intensa defensa. La baja sensible de Deverell Biggs, no les ha hecho hundirse, sino que jugadores como Walter Pitchford ha dado un paso al frente, Shavon Shields, o las actuaciones brutales de Terran Petteway les puede hacer dar algún susto. Baylor será su primera piedra de toque. Unos Bears duros, pero de mentalidad endeble. ¿Podrán con ellos?.

Dayton Flyers: Siempre un equipo incómodo el de Archie Miller. Cuentan con Jordan Sibert, Dyshawn Pierre y Devon Oliver como principales estiletes. Además es un equipo, que cuando se lo propone defienden intensamente y en ataque tienen buenas vías anotadoras. Han ganado a más de un grande esta temporada y dado más de un susto. Podrían dar la campanada.

St. Joseph's Hawks: Vienen de ganar la siempre competida Atlantic-10. Cuentan con la anotación compulsiva de Langston Galloway que podría dinamitar cualquier partido. Además en el Madness, es muy importante contar con una pareja interior sólida y los Hawks la tienen en Ronald Roberts Jr y Halil Kanacevic, y todo esto rodeado de grandes complementos.

Lousiana-Lafayette Ragin' Cajuns: Vienen de ganar su conferencia (Sun Belt) y mentalmente muy fuertes después de alternar una temporada irregular. Elfrid Payton y Shawn Long llegan a pleno rendimiento y podrían complicar la existencia a la Creighton de Doug McDermott. Por fuera, además de Payton, contamos con la presencia de Bryant Mbamalu y Xavian Rimmer. Uno penetra con descaro y otro lanza, sobre todo en los últimos partidos, con gran precisión.

La lista podría ser mucho mayor. Hablando en clave 'mid-major', Delaware, Manhattan o Harvard, llegaban haciendo mucho ruido desde sus conferencias. Pero les ha tocado Michigan State, Louisville y Cincinnati, respectivamente. Bloques muy sólidos que hace que sus posibilidades disminuyan casi en su totalidad.

Hugo Álvarez (@hugoaf155)

Me inclino por Harvard, han vuelto a ganar la Ivy League. Llegan con un balance de 26-4, y ya el año pasado dieron muestras de ser peligrosos en el Madness, si recordáis, eliminaron a New México en 1a ronda. Este año aún son mejor equipo, Wesley Saunders, Laurent Rivard y el zurdo Siyani Chambers, tienen una año más de experiencia, y encima recuperaron a sus dos mejores séniors sancionados el año anterior, Kyle Casey y Brandyn Curry. Cincinatti puede ser una buena presa para ellos, me parecen más flojos que la New México del año pasado o que Connecticut, a la que dieron mucha guerra en un partido non-conferencia, y sin jugar su máximo anotador, Wesley Saunders. Otra opción a cinderella, podría ser, Stephen F.Austin, los campeones de la Southland, llegan tras 28 victorias consecutivas.

Alejandro Díaz (@paupelu, Blog de Basket y Cuadernos de Basket)

Aquí es donde está la chicha del Madness, lo que hace a una edición u otra pasar a la historia. Como he dicho antes, creo que Oregon o BYU (lástima que se enfrenten en primera ronda) pueden dar la sorpresa en su región. Wisconsin, Creighton o Arizona son equipos que pueden caer ante equipos tan ofensivos. De hecho Oregon estuvo a punto de ganar sus dos duelos ante los Wildcats y BYU son más ordenados tácticamente

Por otro lado creo que a menor escala North Carolina Central puede ser una de las sorpresas del torneo. Es una máquina defensiva y tienen a Pilgram como jugador capaz de decidir en finales apretados. Tampoco me sorprendería nada que Providence avanzara más rondas de lo que esperamos todos. Lástima por Manhattan o Stephen F. Austin, que tienen una primera ronda muy dura.

Comentarios recientes