El embrujo de los Brooklyn Nets y el Barclays Center

Los pupilos de Jason Kidd llevan 14 victorias consecutivas como locales, récord histórico de la franquicia.

La consistencia como locales demostrada en el Barclays Center, ha sido uno de los principales motivos de la recuperación de Brooklyn Nets tras su horrible inicio de temporada. Y es que los chicos de Jason Kidd, tras vencer anoche a Houston Rockets por 96-105, llevan 14 partidos sin perder como locales, la mejor racha de la historia de la franquicia.

Foto: commons.wikimedia.org

El comienzo de temporada de los Brooklyn Nets no invitaba al optimismo. Muchas derrotas, muy poca consistencia en su juego y grandes dudas en torno a la figura de su entrenador, el novato en los banquillos Jason Kidd. Pero el ruso Mikail Prokhorov tuvo paciencia y los resultados han llegado.

Poco a poco, Kidd ha sabido transmitir a sus jugadores sus ideas y su filosofía de juego y estos han respondido a las mil maravillas. Lo que hace meses era desconfianza hacia uno de los mejores bases de la historia de la NBA, incluso por parte de sus propios jugadores, ahora se ha convertido en fe ciega hacia él.

Los Nets ya están clasificados para los playoffs y se encuentran en una intensa lucha con Chicago y Toronto por el tercer, cuarto y quinto puesto de la Conferencia Este. Y esto no es cualquier cosa, ya que conseguir el factor cancha a favor en la primera ronda se antoja clave para el devenir de Brooklyn.

Y es que el Barclays Center se ha convertido en todo un fortín. Los Nets llevan ahora mismo 14 partidos seguidos ganando como locales, la mejor racha de la historia de la franquicia. Y su balance en los últimos 23 partidos en casa es de 21 triunfos y sólo 2 derrotas.

Con estos números en la mano, se hace vital para los de Jason Kidd lograr el factor cancha a su favor de cara a esa primera ronda de los playoffs. Si la consiguen (están a un partido y medio de los Bulls), se podría casi dar por hecho su presencia en las semifinales del Este. Y una vez allí, cualquier cosa es posible.

La última de las víctimas del embrujo del Barclays Center han sido los Rockets. Los de McHale perdieron anoche 96-105, a pesar de los 12 puntos y 23 rebotes de Omer Asik y de los 26 tantos y 7 asistencias de James Harden. En los Nets la gran estrella fue Paul Pierce con 32 puntos y 4 rebotes.

Sin lugar a dudas los Nets se han convertido en uno de los peores rivales de cara a los playoffs. Su horrible inicio de temporada invitaba a pensar que éste no sería el año de los de Jason Kidd, pero a base buen juego, una buena defensa y un gran saber estar en los momentos calientes, los Nets se han convertido en uno de los rivales más difíciles de toda la NBA.

Además, viendo el estado de forma actual de Miami Heat y de Indiana Pacers, los grandes favoritos del Este, no sería nada descabellado ver a los Nets en las finales de conferencia, y porque no, en la gran final de la NBA. Desde luego, la situación ahora mismo invita al optimismo.

¿Quién será el que rompa el embrujo del Barclays Center?

Comentarios recientes