Connecticut y Kentucky jugarán la final de la NCAA

Un triple de Aaron Harrison dio la victoria in extremis a los Wildcats sobre Wisconsin.

Kentucky celebra su pase a la final / Charles Beltram kentucky.com
Kentucky celebra su pase a la final / Charles Beltram kentucky.com

La NCAA ya conoce a sus dos finalistas de 2014. Tras dos semifinales apasionantes, Connecticut Huskies y Kentucky Wildcats sellaron su pase a la final del lunes tras eliminar respectivamente a Florida (63-53) y Wisconsin (74-73), dos equipos que partían como favoritos en una Final Four disputada ante 80.000 personas en Arlington, Texas.

Los Huskies sorprendieron a Florida, la número 1 nacional, por segunda vez esta temporada. Sólo Wisconsin y UConn han sido capaces de ganar esta temporada a los Gators, por lo que la presencia de ambos equipos en la Final Four inquietaba mucho a Billy Donovan. Y así ocurrió, en parte porque Connecticut estuvo a la altura defensivamente de lo que podía aportar Florida. Sin embargo, el partido comenzó del lado de los de Donovan, marcando un inapelable 0-7 de inicio que se extendería hasta un 4-16 superado el ecuador de la primera mitad. Ahí llegó la circulación de balón que el equipo de Kevin Ollie ha ejercido majestuosamente este curso y los tiros liberados, casi todos desde más de la línea de triples, que sellaba los primeros 20 minutos con una ligera ventaja favorable a Connecticut (25-22).

A la vuelta del descanso la versión final de los Huskies se veía mejorada. Un parcial de 8-3 antes del primer tiempo muerto de televisión será a la postre casi definitivo. No encontraba Donovan la manera de frenar el ataque de los Huskies y, peor aún, no podía lograr el efecto contrario en su equipo, incapaz de encadenar dos jugadas productivas consecutivas. Se produjo la reacción más fiable de los Gators a falta de 9 minutos para el final, donde los puntos de Kasey Hill y Patric Young acercaron el marcador a un 43-40 frenado de nuevo por el tiempo muerto televisivo.

Desde este momento una sucesión de parciales para Connecticut encaminaron su viaje a su cuarta final universitaria. Primero un 8-1 y más tarde un 8-2, suficientes para hacer imposible la remontada de Florida, que se veía sorprendida en su mejor temporada de la historia camino de un título que ahora lucharán unos inesperados Huskies.

SEGUNDA FINAL EN TRES AÑOS

Algo parecido ocurrió en la segunda semifinal, aunque el factor sorpresa es menor. Kentucky Wildcats partía a principios de temporada como el gran favorito al título de la NCAA, pero una mala temporada regular le relegó a un papel secundario en el torneo. Anoche se veían las caras con uno de los equipos más solventes de la competición, Wisconsin, a la que vencieron en el último segundo. Comenzó mandando Kentucky, pero inmediatamente los Badgers impusieron su papel de favoritos y dieron la vuelta al marcador. Llegaron a alcanzar una más que interesante ventaja de 9 puntos sobre Kentucky que se quedó en 4 al descanso. Pero la superioridad física de los Wildcats haría aparición tras la reanudación.

Un triple de Sam Dekker a menos de un minuto jugado en la segunda mitad forzaba un rápido tiempo muerto de Calipari, como si algo le hubiera trastocado los planes. Tras aquello llegó un parcial de 11 puntos favorable a los Wildcats que pusieron cuatro puntos arriba al equipo y que Bo Ryan tardó en frenar. Con su equipo ya colocado al frente Calipari ordenó apretar defensivamente hasta asfixiar a los Badgers, mucho menos dotados físicamente que sus rivales. Pero el partido estaba destinado al desenlace final y Wisconsin volvía a remontar y Kentucky volvía a griparse en ataque. A falta de 3 minutos el partido estaba empatado a 69 y aquí se vivió la magia del baloncesto universitario.

Se sucedieron una canasta para cada equipo, la segunda, obra de los Badgers, después de que Kentucky concedira un rebote en su aro. Andrew Harrison fallaba un lanzamiento casi definitivo que su hermano Aaron convirtió en falta y dos tiros libres para los Badgers en la lucha por el rebote. Traevon Jackson los anotaba y obligaba a Kentucky a anotar. Como así sucedió. El propio Aaron Harrison anotaba un triple a falta de siete segundos que un posterior intento de Jackson no evitó que sellara el pase a la final de Kentucky.

John Calipari disputará su quinta Final Four, la tercera con Kentucky, y buscará su segundo título de la NCAA. Kevin Ollie, sin embargo, en sólo su segunda temporada ya ha colado a los Huskies en la gran final. El lunes noche en Arlington, Texas, conoceremos al vencedor del torneo de baloncesto más espectacular del mundo.

Comentarios recientes