Connecticut nueva campeona de la NCAA

Es el cuarto título universitario que consiguen los Huskies

La alegría de Connecticut y la tristeza de Kentucky/nbaplus.es
La alegría de Connecticut y la tristeza de Kentucky/nbaplus.es

Connecticut Huskies es el campeón de la NCAA. Tras más de tres semanas de intenso y emocionante March Madness, la universidad entrenada por Kevin Ollie venció en la gran final por 60-54 a Kentucky Wildcats. Los Huskies siempre mandaron en el marcador y sufrieron sufrir contra un rival repleto de grandes estrellas universitarias y muy superior físicamente. Shabazz Napier se coronó como el verdadero rey del baloncesto universitario y ganó con todo merecimiento el MVP.

INICIO DEMOLEDOR

Kentucky Wildcats partía como favorita para la gran mayoría, ya que en sus filas cuenta con jugadores llamados a ser estrellas de la NBA como Julius Randle, los hermanos Harrison o James Young. Pero el arranque de partido indicó todo lo contrario. Kevin Ollie parecía tener claro lo que había que hacer para ganar y así se lo hizo saber a los suyos.

Desde el salto inicial los Huskies mostraron una intensidad mucho mayor. En defensa la presión constante de los exteriores provocó un gran número de pérdidas de Kentucky, lo que aprovechó Connecticut para jugar rápido y anotar puntos con bastante facilidad. Muy pronto las rentas de UCONN rondaban los 10 puntos.

Lejos de reaccionar, Kentucky siguió mostrando una intensidad impropia de un partido de este nivel. Connecticut era muy superior y la posibilidad de que el partido se rompiese cada vez era mayor, especialmente cuando el marcador reflejaba un 15-30 muy peligroso para los de Calipari.

LLEGA LA REACCIÓN

Pero cuando peor pintaban las cosas, apareció la artillería pesada de los Wildcats. De la mano de un gran James Young y un acertado Andrew Harrison, Kentucky se acercó en el marcador. Connecticut ya no encontraba con tanta claridad las vías anotadoras y la superioridad física de los de azul empezaba a ser cada vez más evidente, especialmente en el rebote ofensivo.

Un parcial final de 16-5 para Kentucky apretó el marcador al descanso (35-31). Parecía repetirse la historia de las rondas anteriores: un inicio flojo de los de Calipari y remontada antes del descanso.

En la segunda parte la sensación que rodeaba el encuentro es que el zarpazo de los Wildcats llegaría en cualquier momento. Kentucky tuvo varias oportunidades de ponerse por delante en el marcador por primera vez en todo el partido, pero por aciertos del rival o por fallos propios ese momento no llegó. Esto espoleó a Connecticut, que con un saber estar impropio de chicos de esta edad, volvió a despegarse en el marcador, gracias a un triple de Shabazz Napier y otro del alemán Niels Giffey.

Para rizar el rizo Kentucky era incapaz de mostrar un acierto decente desde el tiro libre (13/24 en total), lo que les lastraba demasiado en su misión de recortar la desventaja. Así se llegó a los últimos dos minutos de partido con los Huskies seis arriba en el marcador.

Entonces Kevin Ollie ordenó a sus dos bases, Napier y Boatright, amasar la bola y hacer ataques largos. La buena labor de los dos y la aparición estelar de Lasan Kromah, con dos rebotes (uno en ataque y otro en defensa) y dos tiros libres, sentenciaron la final y el título.

Con el 54-60 definitivo, Connecticut logra el cuarto título de su historia (1999, 2004, 2011 y 2014) y se confirma como una de las universidades dominadoras de la NCAA de los últimos 15 años. Además, los Huskies han ganado las cuatro finales que han disputado hasta la fecha.

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

LA APUESTA del día

Comentarios recientes