Shabazz Napier: Un MVP muy merecido

El base de los Huskies ha completado un March Madness para el recuerdo.

Shabazz Napier no pudo contener su alegría/Sportscenter
Shabazz Napier no pudo contener su alegría/Sportscenter

Sin ningún género de duda el nombre de este March Madness ha sido el de Shabazz Napier. El base ha dirigido a los Huskies al título universitario, demostrando que tiene un don para jugar al baloncesto. Anota, dirige, rebotea y sobretodo es un gran líder. En la gran final completó una gran actuación, yéndose hasta los 22 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias y 3 robos, siendo además el hombre clave de los suyos en los momentos calientes.

Como no podía ser de otra manera, Shabazz Napier fue reconocido como el MVP del torneo, un premio más que merecido y que no admite discusión alguna. Y es que los números del base hablan por sí solos: 21,2 puntos, 4,5 asistencias, 5,5 rebotes y 2,5 robos.

Pero no hay que ceñirse solo a las estadísticas. Durante todo el torneo final, Napier ha demostrado una enorme capacidad de liderazgo, una gran facilidad anotadora, una buena visión de juego, una gran capacidad física (posee un gran salto), buenas dotes reboteadoras para su posición y especialmente una cabeza privilegiada. Sin duda alguna, Napier cumple todos los requisitos para ser considerado como lo que Andrés Montes bautizó como "un jugón".

Shabazz Napier, que cierra su ciclo universitario con dos títulos de la NCAA (el del 2011 en su año freshman y éste de 2014 como senior), seguro que subirá su cotización de cara al próximo Draft y sería raro (e injusto) que no fuese elegido entre los 20 primeros.

De origen puertorriqueño, Napier nació el 14 de julio de 1991 en Randolph (Massachusetts). En su etapa de High School jugó en la Academia Lawrence, donde destacó como un gran anotador. Tuvo ofertas de distintas universidades, pero finalmente se decidió por la de Connecticut.

En su primer año con los Huskies vivió a la sombra de Kemba Walker, actual jugador de los Charlotte Bobcats, aunque dejó muestras del enorme talento que tenía. Ese curso promedió 7,8 puntos y 3 asistencias. En su segundo año su participación y sus números subieron, yéndose hasta los 13 puntos y 5,8 asistencias.

Con la llegada de Kevin Ollie al banquillo, el base se convirtió en la gran estrella de los Huskies. A pesar de que sancionaron a la universidad con no poder jugar el March Madness, Napier apostó por continuar en Connecticut y no se equivocó. Cerró su tercer año con unos números de 17,1 puntos, 4,6 asistencias y 4,4 rebotes.

Con el título universitario ganado anoche frente a Kentucky, Napier ha puesto un broche de oro a su carrera universitaria. Esta temporada ha vuelto a ser el líder de los suyos, con unos promedios de 17,9 puntos, 4,9 asistencias y 5,8 rebotes.

Apunten con mayúsculas este nombre, porque si en la NBA confían en él, seguro que lo escucharán mucho durante los próximos años.

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

LA APUESTA del día

Comentarios recientes