Rick Adelman podría entrenar hoy su último partido en la NBA

El entrenador de los Wolves podría renunciar a su último año de contrato y retirarse.

La temporada regular de la NBA echa hoy el cierre y con ella puede hacerlo también la carrera como entrenador de Rick Adelman. Todo parece indicar que así será o que al menos las posibilidades son muy altas. Según el entorno de Adelman, incluyendo varios jugadores, es una posibilidad que se da por hecha, más aún viendo cómo ha transcurrido la temporada para el equipo y para el propio Adelman a nivel individual.

Aunque aún le resta un año de los cuatro que firmó en Septiembre de 2011, la situación personal de Adelman le hace centrarse más en su vida personal que en lo puramente deportivo. Su esposa Mary Kay lleva dos temporadas con tratamientos contra una enfermedad que le produce convulsiones y el entrenador de los Wolves ha debido ausentarse de varios partidos para hacerse cargo del cuidado de su mujer. A sus 67 años y tras más de 25 en los banquillos NBA parece que es hora de tomar un descanso.

Adelman llegó al banquillo del Target Center en Septiembre de 2011 con la tarea de devolver al equipo en los Playoffs con un proyecto cimentado en Kevin Love y Ricky Rubio, dos jóvenes jugadores a los que debería desarrollar hasta convertirles en piezas de un equipo ganador. Tras tres temporadas la realidad es que el equipo no ha podido clasificarse para Playoffs. En su primer año al frente del equipo la lesión de Rubio en Febrero cuando el equipo se encontraba entre los ocho primeros de su conferencia cortó la posibilidad. La segunda temporada estuvo marcada por las numerosas lesiones que nunca permitieron al equipo rendir al 100%. Sin embargo esta temporada ha acompañado la salud y han llegado refuerzos (Martin, Brewer), pero ha quedado patente la falta de madurez de un equipo que ha perdido la mayoría de los partidos decidido por un margen estrecho de puntos.

Ya suenan varios posibles sistitutos para ocupar su cargo. Uno de ellos es Terry Porter, su principal asistente en los Wolves. Conoce la plantilla y conoce los sistemas actuales, por lo que sería la opción de continuidad. Otro nombre es el de George Karl, que se asemeja en trayectoria y estilo a Adelman. Por último Fred Hoiberg, ex-jugador de los Wolves y ahora entrenador de la universidad de Iowa State, uno de los equipos que más puntos anota en la NCAA.

UN ENTRENADOR SIN PREMIO

Desde su llegada al banquillo de Portland Trail Blazers en 1988, Adelman ha disputado 23 temporadas al frente de algún banquillo NBA. Sólo durante dos temporadas (94-95 y 97-98) no se hizo cargo de algún equipo. Su trayectoria más brillante llegó en los Blazers, con los que disputó dos finales de la NBA, perdidas ambas ante los últimos Lakers del Showtime en 1990 y los Bulls del primer Three-Peat en 1992. Luego llegaría una decepcionante etapa de dos años en los Warriors post-Don Nelson y en 1998 la gran oportunidad de su carrera.

Se hacía cargo de un proyecto joven y que arrastraba muchos años de decadencia como los Sacramento Kings y los convirtió en un icono de la NBA. Supo leer lo que aquella plantilla cargada de inesperado talento le ofrecía y creó un juego divertido y dinámico que no sólo entretenía sino que además ganaba partidos. Se quedó a las puertas de las Finales de la NBA pero fueron uno de los equipos más recordados en la etapa reciente de la NBA. Los Kings de Williams, Christie, Webber, Divac, Stojakovic, Bibby, Williamson, Jackson, Turkoglu y demás fueron una creación suya.

Tras aquello ocupó el cargo en los Rockets, donde consiguió sacar lo mejor de Yao Ming y Tracy McGrady, más acompañantes de lujo, pero las lesiones de sus principales jugadores siempre lastraron las posibilidades del equipo. En 2011 dejaba su puesto como entrenador y se embarcaba en un proyecto similar en expectativas al de los Kings, el de estos Wolves, al que no le han acompañado los resultados pero que también ha dotado de un estilo de juego divertido y ameno para el espectador.

Si se confirma su retirada se va uno de los entrenadores con más victorias en la historia de la NBA. Es noveno en la lista histórica de partidos entrenados con casi 1.800 y es octavo en total de victorias con 1.042. Nunca ha conseguido un anillo de la NBA y nunca ganó el premio al Mejor entrenador de la Temporada pese a acumular once temporadas con 50 o más victorias, dos de ellas con más de 60, y nunca con la mejor plantilla de la liga.

Comentarios recientes