Los Knicks destituyen a Mike Woodson

Steve Kerr suena con más fuerza como su sustituto.

Phil Jackson ya ha tomado su primera decisión de gran calado como máximo dirigente de la parcela deportiva de los New York Knicks. Mike Woodson deja desde hoy mismo de ser entrenador de la franquicia neoyorquina, una noticia que no ha sorprendido a nadie. Tras dos temporadas y media al frente del banquillo, Woodson deja un balance de 109 victorias en 188 partidos.

Ahora comenzará la rueda de rumorología en torno a quién será el próximo inquilino de uno de los banquillos más calientes de la NBA. El nombre que surge con más fuerza es el de Steve Kerr, actualmente analista de la TNT y sin experiencia en los banquillos. Kerr, que ganara tres anillos de la NBA bajo las órdenes de Jackson en los Bulls del segundo three-peat, anunció su interés en entrenar la próxima temporada en algún equipo NBA y los Knicks podrían ofrecerle esa oportunidad.

Según varias fuentes cercanas, Kerr espera a lo largo de las próximas semanas la llamada de Jackson para ofrecerle el puesto de entrenador de los New York Knicks, algo que estaría encantado de aceptar. Pese a su nula experiencia, su conocimiento del sistema del triángulo ofensivo le hacen ganar puntos en la lista de prioridades de Jackson, que tiene la intención de dar el mando del equipo a alguien que pueda aplicar el exitoso sistema. Junto a Kerr han surgido otros nombres, como los de Jim Cleamons, asistente de Jackson en Chicago y actualmente en Milwaukee, Kurt Rambis o incluso Derek Fisher. Lo que se descarta es que sea el propio Phil Jackson quien entrene la próxima temporada a los Knicks.

Mike Woodson volverá a estar de nuevo en el mercado tras una etapa con altos y bajos en los Knicks. En su primer año sustituyó a Mike D'Antoni y dotó al equipo de un aire fresco, especialmente en defensa, que acabó con la remontada del equipo para acabar en puestos de Playoffs. La segunda temporada vio a los mejores Knicks desde 1997, logrando 54 victorias y cayendo en segunda ronda de Playoffs ante los Indiana Pacers.

Pero ha sido en su tercer año al frente del equipo cuando las cosas dejaron de funcionar. El equipo dejó de carburar defensivamente y varias lesiones lastraron los resultados al poco de comenzar la temporada. Varios jugadores no rindieron al nivel esperado o al que lo habían hecho años antes (Bargnani, Smith, Felton) y el lastre de derrotas hizo imposible remontar la situación, cediendo la octava plaza de Playoffs a los Atlanta Hawks.

Ahora queda ver si será finalmente Kerr quien ocupe la plaza hasta ahora en manos de Woodson, asumiendo la reconstrucción de una plantilla con muy poco margen de maniobra en la agencia libre y sin elecciones de primera ronda en el Draft.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes