Cómo la NBA podría apartar a Sterling de su propia franquicia

La solución a esta crisis institucional sólo pasa por su salida.

El nuevo comisionado de la NBA se enfrenta a una de las crisis institucionales más graves que han salpicado a la asociación de baloncesto en los últimos 20 años. Adam Silver debe imponer una sanción ejemplar a Donald Sterling, dueño de Los Angeles Clippers. El público, jugadores, entrenadores y propietarios esperan que 'Poncio Pilato crucifique a Barrabás'. Con toda seguridad la decisión de la NBA marcará un antes y un después no sólo en el devenir de la franquicia angelina, si no de toda la NBA.

A las 14:00 está previsto que comparezca Silver para anunciar la decisión de la liga sobre las palabras racistas del dueño de Los Angeles Clippers, sobre la que cada hora que pasa conocemos nuevas reacciones de voces autorizadas, que rechazan de pleno que una persona así siga siendo un propietario de un equipo de la mejor liga de baloncesto del mundo. La situación está en un punto cuya única solución pasa por la salida de la familia de Sterling de la franquicia angelina, a la que no le faltarían compradores -se sabe que a Magic Johnson y a su grupo de inversores le interesa enórmemente hacerse con el equipo-.

Como mínimo, Adam Silver podría aplicar estas sanciones a Sterling: una suspensión de un año de sus funciones en la franquicia, una multa de un millón de dólares, y a obligarle a asistir a reuniones orientadoras. La sensación en la NBA, según Adrian Wojnarowski, de Yahoo Sports, es de que durante los últimos años, David Stern no ha podido- con la familia Sterling, y nunca se planteo llevar al dueño de los Clippers ante los Tribunales por sus anteriores escándalos -que no llegaron a confirmarse ni a alcanzar la trascendencia de sus palabras racistas- por temor a su estrategia a la hora de defenderse. Sterling es abogado y sabría cómo darle la vuelta a la tortilla. Pero con Adam SIlver esto no ocurrirá. Aunque las fuentes de Wojnarowski apuntan a que Sterling defenderá su puesto con uñas y dientes.

Donald Sterling ha estado años en el foco de las críticas por racismo, unas veces más sútil y otras haciendo más ruído, pero no será la última salida de tono racista del todavía dueño de los Clippers si le permiten seguir ocupando el puesto de propietario de un equipo NBA, algo de lo que estamos totalmente seguros que nadie permitirá.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes