El camino de Valencia Basket hasta el título de la Eurocup

El equipo de Perasovic sólo sufrió en su eliminatoria ante el Khimki ruso.

Valencia Basket se encuentra en la final de la Eurocup ante el Unics Kazan ruso. El equipo valenciano disputa así su sexta final europea, la tercera en cinco años, y afronta poder llevarse su tercer título. Pese a todo, el camino recorrido por el equipo de Perasovic pudo haber cambiado de no aparecer Pau Ribas en el partido decisivo ante el Khimki ruso, su mayor rival hasta ahora en la competición.

La fase de grupo de la Eurocup no dejó los mejores resultados posibles. El equipo quedó encuadrado en el grupo C con equipos clásicos del baloncesto europeo como el Olimpia de Ljubliana, Asvel Villerbaunne o el Cimberio Varese. El recorrido no fue fácil, pese a lo cual se logró el pase entre los cuatro mejores equipo del grupo. Se lograron seis victorias y cuatro derrotas: en Ljubliana, en Lyon ante Asvel, en Ulm ante Ratiopharm y en casa de nuevo con los eslovenos.

Luego llegaría la fase de 32 con el Valencia Basket en el grupo O compartido con Unics Kazan (su rival en la final), el Telenet Ostend belga y el Zielona Gora polaco. Los dos mejores equipos sellaban el pase a la siguiente ronda. El equipo de Perasovic sufrió para hacerlo, ya que les costaba seguir sacando adelante los partidos fuera de casa: perdió en Kazan y en Gora y cedió en la Fonteta de nuevo ante los rusos. El mejor basket average particular con el Ostend, al que ganó en ambos duelos, le metía en octavos de final, pero ante uno de los gallitos: el Khimki ruso.

Fue hasta ahora el momento más complicado para el conjunto taronja. Con una plantilla plagada de talento con jugadores como Koponen, James Augustine, Monia, Gelabale o Paul Davis y con Kurtinaitis en el banquillo, los valencianos pudieron sacar adelante el partido de ida en casa con una renta de 16 puntos. No parecía suficiente vista la fortaleza de los rusos en su cancha y tocaba sufrir. Como así ocurrió. Una canasta a la desesperada de Pau Ribas colocala el definitivo 97-82 en la vuelta, 15 puntos de desventaja que valían el pase a los cuartos.

A partir de aquí paseo de los de Perasovic en la competición. En la ida ante el Alba Berlín victoria sobrada por 32 puntos de ventaja y en la vuelta un ínfima derrota de sólo cinco puntos ponía al equipo en semifinales. En esta fase, el paso previo a la final, se enfrentó al también ruso Nizhny Novgorod. En este caso no se cedió ninguna derrota. Victoria por nueve puntos en casa y paliza en suelo ruso (53-79), que metía el equipo de nuevo en una final europea.

Tras el partido de ida en que venció con una renta de 13 puntos, aunque poco vista la diferencia de nivel entre ambos conjuntos, los valencianos acariciaban un nuevo título europeo y más importante aún, la presencia en la próxima edición de la Euroliga. Así fue como se consumó la victoria, sin dejar opción a sus rivales, a los que llegaron a vencer por 20 puntos en el partido de vuelta. Valencia Basket se hace así con su tercer título continental tras las ULEB EuroCup de 2003 y 2010.

Comentarios recientes