Miami-Indiana: reedición con sabor a revancha

Los Pacers no llegan en su mejor momento pero han sido el mejor equipo en temporada regular y se convierten en los partidos importantes.

Por si tuvimos poco con las finales de conferencia del año pasado que se decidieron a 7 partidos y en las que los Miami Heat se acabaron imponiendo, esta temporada, como las natillas: repetimos. Heat y Pacers se enfrentan en una eliminatoria que dilucidará quién es el equipo que estará en las Finales de la NBA de este año. El año pasado fue Miami. ¿Puede este año arrebatarle el puesto al campeón el conjunto dirigido por Frank Vogel?

EL CAMINO

Miami Heat llegaba a los playoffs con peores sensaciones que nunca, aunque en ningún caso eran malas. El único aspecto negativo es que no habían podido conseguir la primera plaza del este y asegurarse la ventaja de campo en las finales de conferencia ni en unas hipotéticas finales de la NBA. Aun así, su juego no estaba siendo tan bueno y fluido como el de la pasada campaña y posiblemente estuvieran prefiriendo relajarse y llegar con más fuerzas a las eliminatorias por el título. Y así fue: barrieron a unos Bobcats que compitieron pero que pagaron cara su juventud e inexperiencia y acabaron con los Brooklyn Nets en tan solo 5 partidos y con un LeBron James estratosférico.

El camino de los Pacers no ha sido ni tan siquiera parecido al de los actuales campeones. Después de estar a punto de perder esa ventaja de campo que tanto ansiaban en un final de temporada horrendo que mostró todas las vergüenzas del equipo de Frank Vogel, los Pacers llegaron a los playoffs con muchas dudas. Tantas que los Atlanta Hawks, octavo clasificado del este, les llevó a un séptimo partido y estuvo a punto de eliminarles a las primeras de cambio. Los de Georgia, tras hacer una temporada regular muy mediocre, estuvieron a punto de dar la campanada sin su mejor jugador, Al Horford, y cargarse al mejor equipo de la temporada en el este. En las semifinales no lo tuvieron tan fácil aunque sí que estuvieron más acertados y pudieron acabar con los Washington Wizards en 6 partidos pero no sin sufrir y sin actuaciones pésimas.

Finalmente se vuelven a ver las caras primero y segundo clasificado en la temporada regular y se reeditan las finales de conferencia de la pasada campaña que nos llevaron a una eliminatoria a 7 partidos de ensueño en la que los Heat se acabaron proclamando vencedores y acabarían siendo los nuevos campeones de la NBA.

LAS PLANTILLAS

Miami Heat llega con mucho descanso y con un LeBron James en un estado de forma espectacular. Dwayne Wade está aguantando bien los partidos pese a sus dolores en las rodillas y Chris Bosh sigue aportando aunque sin destacar demasiado. Los Heat están basando su juego en 5 jugadores: James, Bosh, Wade, Allen y Chalmers. Hasta el momento les ha servido, pero necesitarán algo más de cara a poder hacer frente a su máximo rival y aspirante a robarles la corona. Han preparado la temporada de cara a volver a verse las caras con el mismo equipo en la misma eliminatoria y han intentado aprender de los errores que cometieron la pasada campaña, que fue principalmente la defensa sobre Roy Hibbert. Para corregirlo, los Heat firmaron a un jugador de condiciones similares pero con muchos problemas físicos que la habían tenido apartado del terreno de juego durante años y que le estuvieron a punto de costar la retirada. Sin embargo, tras haber jugado poco en la temporada regular, no llega en su mejor momento pero puede ser el mejor arma defensivo para parar al gigante de los Pacers. Greg Oden va a tener que sumar muchos minutos y compaginarlos con Chris Andersen para intentar secar al 55 de los Pacers.

Precisamente los Pacers han tenido que jugar 4 partidos más que su rival y han tenido un gran problema: la fugacidad de los destellos de Roy Hibbert. El que estuviera a punto de ser el verdugo de los Heat la pasada campaña probablemente no esté a su mejor nivel por temas extradeportivos, pero su calidad ha estado ahí cuando los Pacers la han necesitado y el neoyorquino de origen jamaicano tiene muchas ganas de aguarle definitivamente la fiesta a Miami. Durante la temporada regular, en los partidos que han enfrentado a Heat y Pacers, cuando Hibbert ha estado bien en ataque, el conjunto de Indiana ha conseguido vencer. El balance es de 2-2 y Hibbert ha superado los 20 puntos en las victorias y se ha quedado por debajo de 10 en las derrotas. El resto del equipo llega en un buen estado de forma aunque no en el óptimo en cuanto a química, pero parece que este último aspecto va mejorando. David West quizá sea el hombre más destacado hasta el momento por su veteranía y lo que está aportando al equipo.

LAS CLAVES

Miami Heat siempre ha destacado por jugar sus mejores minutos con 4 bajitos y LeBron de 4. Esta temporada no pueden permitir que Hibbert vuelva a hacerles un traje y van a tener que trabajar con un center puro siempre en pista para pararle los pies al 2,18 de los Pacers. Además, Mahinmi ha mejorado sus prestaciones y también puede convertirse en un hombre importante en la eliminatoria. El duelo de bases está bastante más igualado aunque probablemente tenga más importancia lo que pueda hacer Chalmers en el lanzamiento desde la larga distancia. Lance Stephenson y Dwayne Wade vienen con ganas el uno del otro tras la temporada regular y ahora tienen la posibilidad de encontrarse cara a cara en 4 partidos consecutivos y saldar las deudas pendientes. Wade llega en su mejor momento de la temporada, pero la agilidad de Sir Lancelot puede hacer sufrir físicamente al 3 de los Heat, que ya no mantiene esas piernas de sus mejores años. De hecho, el jugador ha dicho que quiere "hacer sufrir a la rodilla de Wade". West y Bosh probablemente pasen un poco más desapercibidos por el duelo que puedan tener Paul George y LeBron James, pero su importancia va a ser tremenda tanto en ataque como en defensa.

Y llegamos al duelo de titanes. LeBron contra George. Rey contra príncipe. Un uno contra uno brutal que ya nos dejó grandes imágenes la temporada pasada y que parece que se van a repetir en la serie. Probablemente ellos sean los menos decisivos en la eliminatoria porque todos saben que van a dar el do de pecho, pero van a tener una importancia caudal en el funcionamiento de sus respectivos equipos.

Los banquillos pueden tener mucho que decir, aunque no se espera demasiado de ellos pero sí de algunos jugadores en concreto. El antes mencionado Mahinmi, CJ Miles y Evan Turner unidos al ya experimentado Luis Scola deben ser un gran apoyo para el quinteto titular a lo largo de toda la eliminatoria. En los Heat, de la mano de Ray Allen que acabará jugando los minutos importantes, los Heat deben evitar ser vapuleados en los duelos de las segundas unidades.

Sin embargo, la mayor clave de la eliminatoria va a estar en lo que pueda hacer Hibbert. Si el center de los Pacers es capaz de reencontrar sensaciones y de mantener un buen nivel a lo largo de 7 partidos, los de Indianapolis pueden poner en serios apuros al conjunto de Eric Spoelsta. De lo contrario, los Heat tendrán mucho terreno ganado en la eliminatoria.

Además, el duelo en los banquillos también debe dilucidar gran parte de la serie. Spoelstra y Vogel, dos entrenadores jóvenes pero ya confirmados como grandes estrategas. Quizá el de los Pacers tenga más mérito por haber formado un equipo que ha llegado hasta tan arriba con jugadores de un nivel inferior al de los Heat en cuanto a elecciones del draft. La capacidad de reacción y los cambios que puedan introducir en su juego también serán importantes en el devenir de la eliminatoria.

FAVORITO

Los Heat llegan un punto por delante pese a no tener el factor cancha a su favor. Indiana, que ha estado al borde del precipicio esta temporada, ha cumplido el objetivo de la temporada regular, pero llegan con menos descanso y con peor compenetración que los actuales campeones. Se augura una eliminatoria brutal, pero los Heat parecen favoritos y pueden romperla en cualquier momento.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes