Danny Ainge empieza a trazar la hoja de ruta de los Boston Celtics

El GM de los Celtics tiene que tomar muchas decisiones importantes estas semanas. ¿Con qué jugadores debe quedarse?

En Massachussetts se van a tomar decisiones importantes durante las próximas semanas. Los Celtics tienen que definir su hoja de ruta para la próxima temporada. Ser otra vez competitivos tras un año de transición o seguir reconstruyendo al equipo una temporada más, asumiendo que volverán a perderse bastantes partidos en pro de un futuro mejor. Si preguntas a los millones de aficionados verdes, responderían que la franquicia más laureada de la historia de la NBA no debería poder permitirse dos temporadas seguidas sin entrar en Playoffs, pero no es tan sencillo como parece.

El Boston Herald ha publicado este viernes que Danny Ainge decidirá durante estos días 'con qué cartas se queda y de cuáles se descarta' para afrontar la siguiente temporada. El primero en el que ha pensado ha sido en Rajon Rondo, el líder del equipo, que el verano próximo se convertiría en agente libre sin restricciones. Nadie duda a estas alturas del talento del mejor playmaker de la NBA, pero su carácter rebelde y la incertidumbre que despierta su pasividad a la hora de afirmarse como el líder de la franquicia ante los medios de comunicación hacen aflorar las dudas de los aficionados y directivos de los Celtics.

A pesar de que Ainge y los Celtics siempre han declarado a Rondo 'intocable' en público, de puertas adentro en las oficinas de los Celtics estarían dispuestos a deshacerse de su base titular si el trato favorece a los de Massachussetts. A Danny Ainge no le ha temblado la mano a la hora de dar salida a jugadores como Ray Allen, Paul Pierce o Kevin Garnett en el pasado, y no le temblará si llega una oferta "excepcional" por su todavía jugador estrella.

Otro del que también hay que hablar es Jeff Green, a quien le quedan dos años de contrato por 9,2 millones de dólares por temporada -el último año es 'player option'- y si los Celtics no le traspasan y hace un buen año, querrá ser agente libre cuando termine la próxima temporada. En cambio, si tiene un mal año, se acogerá a su opción de jugador para quedarse otro año, y entonces será más complicado traspasarlo. Haga lo que haga Green, buscará lo mejor para él cuando llegue el final de la temporada 2014-2015.

Por otro lado a Brandon Bass, de 28 años, sólo le queda un año de contrato -por 6,9 millones de dólares- y su buena temporada -11,1 puntos, 5,7 rebotes, 1,1 asistencias en 27 minutos- podrían convertirle en una buena pieza de intercambio para que los Celtics se movieran en el mercado.

Jared Sullinger y Kelly Olynyk son dos activos importantes en Boston. Parece difícil que en Massachussetts opten por desprenderse de sus dos jugadores interiores jóvenes más talentosos. Sin embargo, igual que con Rajon Rondo, cualquier oferta excepcional podría cambiarlo todo, ya conocemos a Danny Ainge.

Los Celtics deben desprenderse de Gerald Wallace, probablemente el mayor lastre salarial del equipo. Al veterano alero -cuyo rendimiento ha caído en picado- le restan dos años de contrato por valor de 10,1 millones de dólares por temporada.

Las 9 selecciones de primera ronda que poseen en Boston para los próximos 5 años deben sentar una base de calidad -bien liderados por buenos jugadores con experiencia- en el equipo con más campeonatos de la historia de la NBA.

Comentarios recientes