Las reacciones al fallo del aire acondicionado en el primer partido de las Finales

Jugadores y entrenadores hablaron sobre el suceso aunque todos afirmaron que no tuvo nada que ver con el devenir del encuentro.

Ginobili sufrió los problemas del aire acondicionado / lainformacion.com
Ginobili sufrió los problemas del aire acondicionado / lainformacion.com

La primera victoria de los Spurs en las Finales de la NBA van a tener siempre un doble recuerdo. El primer partido de las Finales de 2014 será recordado por el fallo en el aire acondicionado del pabellón de los San Antonio Spurs. Con una temperatura que superó los 31 grados cetígrados (88º Farenheit), las reacciones fueron diferentes, aunque ninguno achacó la derrota o la victoria a este asunto. Tony Parker, Eric Spoelstra y Gregg Popovich hablaron en rueda de prensa sobre este asunto.

El comisionado Adam Silver también habló sobre este suceso, y comentó que era "una pena", pero que desafortunadamente son "cosas que pueden ocurrir en eventos deportivos en directo". La franquicia texana ha asegurado que podrán tener el problema solucionado para el Game 2 de las Finales, pero en el caso de que no consiguieran arreglar el aire acondicionado tendrían que buscar una solución drástica.

Los Heat descartan una 'teoría de la conspiración', pero afirman en boca de Dwyane Wade que hace "más difícil su trabajo" el no contar con las condiciones perfectas como para jugar a baloncesto. Además, también confiesa que las condiciones eran "similares para los dos equipos", por lo que no les sirve como excusa. Eric Spoelstra afirmó que "estaban en unas condiciones climáticas inusuales" tras haber señalado más de 30ºC el termómetro. LeBron James si que achacó sus problemas de calambres al calor porque perdió muchos líquidos, según confesó el propio jugador.

Ginobili dice que sufrieron "más calor del normal" cuando fueron al vestuario en el descanso. "Sudábamos más en el vestuario que en la pista", dijo el argentino. Gregg Popovich también dijo que notaron el problema e intentaron que pasara desapercibido haciendo más cambios de los habituales. El entrenador de los Spurs también bromeó con la solución al problema: "Ahora, con dos días de descanso, tendremos tiempo para pagar la factura".

Por último, Tony Parker también dijo que para él no había sido demasiado problema: "Parecía que estábamos jugando en Europa. Estoy acostumbrado a ello", confesó el francés.

Comentarios recientes