San Antonio pone el 1-0 desde el triple

LeBron James no pudo jugar los últimos minutos por problemas físicos.

Boris Diaw intenta taponar a LeBron James/lainformacion.com
Boris Diaw intenta taponar a LeBron James/lainformacion.com

En un partido muy caliente, tanto por el público como por la temperatura del pabellón, San Antonio Spurs logró poner el 1-0 en las finales de la NBA, después de derrotar a Miami Heat por 95-110. La baja de Lebron James por problemas físicos en los últimos minutos y el acierto desde el triple de los de Popovich en el último cuarto, acabaron siendo decisivos.

Por fin arrancaron las finales de la NBA y lo hicieron con un enorme espectáculo ofrecido por los Spurs y por Miami. Ni la avería en el aire acondicionado, que convirtió el AT&T Center en una autentica sauna a más de 30º grados, impidieron ver un emocionante y luchado partido.

El encuentro comenzó con un 7-2 inicial para los de Florida, aunque pronto los Spurs reaccionaron y gozaron de su primera ventaja con el 9-10 tras dos tiros libres de Tim Duncan. El partido estaba tremendamente igualado y los intercambios de golpes entre ambos eran constantes. Pero un buen final de cuarto colocó a los locales con una ventaja de seis puntos (20-26).

El segundo cuarto se desarrolló en unos parámetros muy similares al del primero. Los Spurs dominaban en el marcador, pero Miami se mantenía siempre a una o dos canastas. El partido era un toma y daca, en el que ninguno de los dos equipos era capaz de engancar varias jugadas positivas, por lo que las diferencias nunca superaban los cinco puntos. Al descanso se llegó con un 49-54 favorable a los pupilos de Popovich.

Tras el paso por vestuarios los Spurs gozaron de su máxima ventaja hasta el momento (49-58), pero la aparición de Rashard Lewis reactivó a Miami, que pronto dio la vuelta al marcador y se llegó incluso a poner por encima en el marcador (62-60). El partido entró entonces en una fase de intercambios de canastas, hasta que en el tramo final de cuarto los visitantes se marcharon seis arriba (75-69). Sólo el enorme minuto final de Thiago Splitter permitió a los Spurs evitar que la herida fuese mayor (78-74).

Los primeros minutos del último cuarto invitaron a pensar que los de Spoelstra podían romper el partido, ya que disfutaron de su máxima ventaja (86-79) tras un 3+1 de Chris Bosh. Pero fue entonces cuando sucedió algo que acabó siendo decisivo. LeBron James, tras dos fallos en ataque, sintió unas molestias físicas y se marchó al banquillo, lo que propició la reacción de los Spurs, gracias a dos triples y un mate de un hasta entonces desaparecido Danny Green (90-94).

LeBron James forzó para volver al encuentro, pero tras una canasta se quedó literalmente cojo y tuvo que ser llevado al banquillo por sus compañeros. La pérdida definitiva de su gran estrella y el acierto en el triple de los de Popovich (6/6 en este último cuarto), acabó siendo una losa demasiado pesada para Miami, que tiró la toalla y terminó siendo derrotado por un contundente 95-110.

Con esta victoria, San Antonio se lleva el primer partido y se adelanta en las finales de la NBA, además de mantener de momento el factor cancha intacto. El segundo partido será el próximo domingo y habrá que estar muy atentos a los problemas físicos de LeBron, ya que no se sabe si se han debido al fuerte calor del AT&T Center o es algo más grave.

Comentarios recientes