LeBron vuelve, recupera el factor cancha y empata las Finales

El alero de los Heat sumó 35 puntos y 10 rebotes tras superar los problemas de calambres del primer partido de las Finales.

LeBron James pelea con Tony Parker / lainformacion.com
LeBron James pelea con Tony Parker / lainformacion.com

Miami Heat consiguió imponerse y sacar un triunfo del at&t Center de San Antonio (96-98) para colocar el empate en las Finales de la NBA y recuperar el factor cancha. Los de Eric Spoelstra jugaron un partido muy serio y tuvieron a LeBron como el verdadero líder de su equipo con 35 puntos. El de los Heat demostró que ha superado totalmente todos los problemas de calambres que sufrió en el primer partido de la serie.

Todos querían ver cómo estaba LeBron, si se había recuperado totalmente, pero en el primer cuarto dio la sensación de andar un poco oxidado. Justamente al contrario que su equipo, que consiguió aguantar el gran ritmo ofensivo que ponían los Spurs a base de hacer circular el balón para dejar al mejor hombre en la mejor posición para anotar. El que sumaba los primeros puntos del encuentro era Tim Duncan, que seguía haciendo mucho daño a los Heat en la pintura. La consigna propuesta por Popovich estaba clara: jugar con los interiores (sea Splitter o Duncan) y que aprovechen la superioridad de centímetros para anotar con mayor facilidad. Cada vez que no podían, los balones marchaban hacia fuera. En los Heat solo Chris Bosh aguantaba el ritmo con 7 puntos en los primeros 12 minutos mientras que Tim Duncan sumaba hasta 11. Ambos equipos seguían sin ser capaces de mantener la posesión por completo pese a que los Spurs habían controlado mejor el balón en los primeros instantes. Al final del cuarto, los Spurs habían vuelto a las 5 pérdidas mientras que LeBron había perdido 3 de los 4 balones regalados por los Heat. A la conclusión del primer periodo, los Spurs vencían por 19-26.

Los equipos comenzaron a carburar por completo al final del segundo cuarto. Bosh y Duncan seguían siendo los dos jugadores más importantes de sus combinados. A partir de aquí, la igualdad fue máxima y LeBron James volvió a ser noticia. Hasta 13 puntos anotó el alero de Akron para liderar a su equipo en el tercer cuarto con una actuación espectacular. Pese a esta aportación ofensiva, San Antonio se mantenía más que vivo en el partido. En este partido los números también se acordaron de Tim Duncan y de Magic Johnson. El de las Islas Vírgenes sumó su doble-doble nº 157 e igualó al ex de los Lakers como el jugador con más dobles-dobles en la historia de los playoffs. LeBron se hizo dueño y señor del partido y dio ventaja a los suyos en los últimos instantes de partido con un triple a falta de poco más de 6 minutos para el final del encuentro. El partido se movió en una diferencia de 2 puntos. Ginobili no estuvo nada acertado en los últimos instantes del choque pese al triple sobre la bocina para poner a su equipo a 2 cuando acababa el encuentro, ya que anteriormente había errado dos lanzamientos y perdido un balón a falta de menos de 3 minutos para el final del partido. Bosh se volvió a erigir como el clutch personificado con un triple cuando se agotaba el tiempo y una asistencia a Wade. San Antonio lo intentó hasta el último segundo, pero la victoria se fue hacia South Beach y con ello la ventaja de campo también pasa a ser favorable a Miami Heat.

El Big Three de los Spurs sumó hasta 58 puntos pero se quedaron cortos para que los de El Álamo se hicieran con el triunfo. Pese al doble-doble de Duncan con 18 puntos y 15 rebotes y a los 19 de Ginobili o los 21 de Tony Parker, los Spurs no pudieron hacer frente al vendaval de LeBron tras haberse recuperado del problema de calambres que sufrió en el primer partido y que le impidió concluir el encuentro. Kawhi Leonard no pudo parar tampoco en el 2º partido al 6 de los Heat y acabó eliminado por faltas y con tan solo 9 puntos, los mismos que Danny Green. En Miami, LeBron dio otro recital con 35 puntos y 10 rebotes y fue el artífice de la victoria visitantes. Bosh se marchó hasta los 18 puntos y 14 obtuvieron Rashard Lewis y Dwyane Wade.

Comentarios recientes