Jugadores que ganaron miles de dólares por jugar menos de diez minutos esta temporada

Royce White o Chris Smith son dos de los jugadores que más cobraron sin llegar a disputar 10 minutos esta temporada en la NBA.

En la NBA hay mucho dinero invertido y como ya sabemos, se da el caso que algunos jugadores cobran muy por encima de su aportación. Las idiosincracias de la NBA permiten que haya jugadores que sin haber disputado un sólo minuto sigan cobrando sus contratos millonarios que firmaron en su día. El caso más claro es Gilbert Arenas, a quien esta temporada no le han faltado los 22,4 millones que había firmado con Orlando Magic, lo que supone el tercer mayor sueldo de toda la NBA. A éstos casos archiconocidos por los aficionados, como puedan ser el de Arenas, el de Kobe o el de Derrick Rose, se le unen otros que no por menos conocidos dejan de ser llamativos.

Más allá que calcular cuánto vale un minuto jugado en la NBA, o un punto, o un rebote, pretendemos dejarlos algunos nombres de jugadores no tan conocidos como el de Kobe Bryant, quien cobró de los Lakers 30 millones de dóplares de contrato durante la temporada 2013-2014 habiendo disputado sólo 177 minutos, lo que da un total de 170.000 dólares por minuto.

Aún así Kobe es un icono mundial de la NBA al que no le hace falta jugar para seguir siendo rentable para las instituciones o marcas que apuestan por él. En el otro extremo podríamos situar al base titular de los Houston Rockets, Patrick Beverley, quien cobrando 778.000 dólares ha jugado esta temporada un total de 1.751 minutos, lo que hace una cifra de poco más de 400 dólares por minuto disputado.

-DeAndre Liggins jugó esta temporada tan sólo un minuto con los Miami Heat -con quienes había firmado un contrato de 10 días-, ante los Charlotte Bobcats. En ese tiempo sólo pudo coger un rebote ofensivo, pero los Heat le pagaron por los servicios prestados algo más de 52.000 dólares.

-Chris Smith, el hermano de J.R Smith, 'El enchufado' sólo disputó un minuto en cada uno de los dos encuentros en los que Mike Woodson confió en él para vestirse de corto. Un total de dos minutos jugados en dos encuentros en los que no sumó ninguna estadística. Los New York Knciks le pagaron los 490.000 dólares correspondientes de su contrato antes de cortarle el 31 de diciembre de 2013.

-El base de 32 años ex de Atlanta Hawks, Royal Ivey , volvió a Oklahoma City Thunder para firmar un contrato de diez días a mediados de enero. Ivey disputó un total de 5 minutos en dos encuentros distintos, en los que cogió un rebote, hizo una falta y falló un tiro de campo. El base se embolsó 74.500 dólares por su fugaz contrato, el sueldo de un directivo en España.

-El fuerte D.J White firmó en abril un contrato de diez días con los Charlotte Bobcats, con los que llegó a disputar un total de 10 minutos en dos encuentros. Dos rebotes, un robo de balón, un fallo en un tiro de campo y una falta personal fueron su balance individual en el tiempo que estuvo en la cancha, Los Bobcats le pagaron religiosamente los 60.400 dólares de su contrato.

Algunos se preguntarán por el contrato de Jason Collins, el jugador que hizo historia esta temporada tras convertirse en el primero que tras declarar públicamente que es homosexual es contratado por un equipo -Brooklyn Nets- y juega. Collins ha cobrado un total de 272.000 dólares por 172 minutos distribuídos en 22 partidos, saliendo en una ocasión como titular.

Estos son varios ejemplos de que todos los años no hace falta ser una estrella para que un jugador le saque gran rentabilidad a los minutos que disputa en la NBA.

Comentarios recientes