Al Jefferson, el futuro de los nuevos Hornets

El pívot ex de los Utah Jazz ha destacado por ser uno de los grandes anotadores en la poste bajo de toda la competición.

Hablar de Charlotte Bobcats es pensar en su adiós y en la llegada de una nueva franquicia. Su despedida ha sido más que satisfactoria por firmar una temporada de las que hacía mucho tiempo que no se vivían en el estado de Carolina. Los nuevos Hornets, o los antiguos Bobcats, tienen mucho que agradecer en este año a la figura de Al Jefferson. El pívot ha sido el principal estilete ofensivo de los de Steve Clifford. Un anotador de escándalo en la pintura.

La salida de Al Jefferson de Utah para viajar a otro mercado pequeño no fue fácil, pero la decisión acabó siendo acertada. Un equipo donde él es el líder y el centro de atención. Un jugador de los que quedan pocos. Con grandes actuaciones y un gran acierto de cara a canasta, Jefferson ha sido considerado como el mejor interior ofensivamente hablando de toda la competición. Sus recursos son infinitos y maneja las dos manos a la perfección. Es un jugador de los que ya no quedan y por eso es tan codiciado en la competición.

Esta temporada su rendimiento ha sido más que digno. Big Al promedia casi 22 puntos con más de un 50% de acierto en los tiros de campo. Además, al ser la mayor referencia interior del conjunto de Charlotte captura casi 11 rebotes por partido. Unas cifras al alcance de pocos en la época dorada de los jugadores interiores. Su trabajo en defensa es menor, pero la entrega nunca falta tanto en el jugador como en el equipo.

Al Jefferson es quizá una de las pocas sorpresas positivas que hemos podido sacar de la conferencia este a lo largo de la temporada. Porque el pívot sigue siendo una figura más que importante en el juego de ataque.

Comentarios recientes