Joakim Noah, pura pasión con un derroche defensivo

El pívot de los Bulls se ha ganado el premio a mejor defensor de la temporada a base de entrega y sacrificio defensivo.

Es Joakim Noah. Es pura pasión, La entrega física y defensiva noche tras noche. La cantinela de mejor defensor de la temporada se la ha ganado a pulso. Es el principal sustento de un gran equipo en la retaguardia como son los Chicago Bulls. El máximo exponente de la filosofía Thibodeau.

El pívot de los Bulls se ha confirmado como la segunda espada del equipo, aunque en esta campaña ha sido de nuevo el máximo exponente en ataque del conjunto de Illinois con la nueva lesión de Derrick Rose. El francés sigue creciendo en la NBA pese a sus casi 30 años. Y ya es en todos los aspectos. Este año no ha podido lanzar tanto desde fuera, pero sigue haciendo daño en la pintura. El poste bajo es su ámbito de juego preferido, aunque sabe botar la pelota y penetra con facilidad.

Sus cifras no son enormes en ataque pero sí lo son para un equipo que suele jugar a 90 puntos. Un promedio de 12,6 tantos por encuentro y más de 11 rebotes por choque son las mejores cifras de este jugador. Además está en casi un 50% en el tiro, lo que le convierte en uno de los grandes finalizadores de la competición. No podemos olvidarnos tampoco de su capacidad de crear juego y de su pointguard ability. Noah suma más de 5 asistencias por noche y le ha ganado la partida a Marc Gasol como el mejor pívot pasador de la NBA. También promedia tapón y medio por encuentro.

Noah es, sin lugar a dudas, el líder defensivo de la liga, pero si los Bulls fueran capaces de jugar a más puntos y a más velocidad, el francés sería el estilete perfecto para convertirse en un 20-10.

Comentarios recientes