Doug McDermott, una leyenda NCAA

Ha completado su ciclo universitario en Creighton y tiene el honor de ser el quinto máximo anotador de la historia de la NCAA.

Hablar de Doug McDermott es hablar de historia del baloncesto universitario. Este alero de raza blanca y 207 centímetros, ha anotado en sus cuatro años en Creighton la friolera de 3.150 puntos, lo que le convierte en el quinto jugador que más puntos ha anotado en la historia del baloncesto universitario, por encima de leyendas como Larry Bird, Elvin Hayes u Oscar Robertson. Seguramente es el mejor anotador de este Draft 2014.

McDermott ha sido con diferencia el mejor jugador de la NCAA en este 2013-14. Y buena muestra de ello han sido los múltiples premios con los que ha sido galardonado: Naismith College Player of the Year, Premio Jhon R.Wooden, Trofeo Oscar Robertson, Jugador del Año de la NABC, Associated Press College Basketball Player of the Year y Premio Lute Olson.

Y los ha conseguido gracias a unos espectaculares números de 26,7 puntos, 7 rebotes y 1,6 asistencias. Evidentemente, lo primero que podemos sacar en claro con estos promedios, es que McDermott es una autentica maquina de anotar y de hecho, ha sido el máximo anotador de la NCAA en este 2013-14.

Su mecánica de tiro es simplemente perfecta. Arma el brazo muy rápido y además, con su altura se hace prácticamente imposible frenarle cuando ya ha empezado el movimiento para lanzar. Es uno de los mejores triplistas de todo el Draft 2014, como demuestra que en sus cuatro años en Creighton ha promediado unos porcentajes del 40,5%, 48,6%, 49% y 44,6% respectivamente.

Pero sus recursos en ataque no se limitan sólo al lanzamiento exterior. También es capaz de producir en la pintura y su movimiento de "fadeaway" es realmente eficaz. En muchos de sus movimientos recuerda bastante al alemán Dirk Nowitzki, una referencia desde luego a tener en cuenta.

Otra de sus mejores armas es la enorme capacidad que tiene para leer el juego, eso que muchos expertos denominan como el IQ baloncestístico. Y esto, es algo que sabemos que hoy en día se aprecia mucho en la NBA. Rara vez toma una decisión equivocada, no suele forzar sus tiros y sus movimientos sin balón son muy buenos.

Su evolución en la NCAA ha sido constante y temporada a temporada su dimensión como jugador ha ido creciendo. Además, también ha demostrado buenas dotes de líder, ya que ha llevado prácticamente él sólo a Creighton a completar una de las mejores temporadas de su historia.

Los grandes puntos débiles de McDermott son sus capacidades físicas y atletas, que hacen que surjan dudas acerca de su capacidad para desarrollarse en una liga tan exigente en este sentido como la NBA. Pero un servidor está convencido de que esto no va a ser impedimento para que tenga una fructífera y larga carrera en la liga si le dan la oportunidad.

A pesar de que posiblemente sea el jugador más hecho y preparado para rendir desde el primer momento de todo este Draft, parece difícil que vaya a ser elegido entre los 10 primeros, aunque seguramente forme parte del top-15. A equipos como Phoenix Suns, Minnesota Timberwolves (y más si se marcha Kevin Love) o Denver Nuggets les vendría realmente bien sumar a su proyecto una pieza como McDermott.

Comentarios recientes