El número 1 vigilado con lupa

Andrew Wiggins se enfrentará esta temporada a millones de miradas que le examinarán en cada momento tras ser nombrado pick1 del Draft2014.

Andrew Wiggins en el Media Day
Andrew Wiggins en el Media Day

Cada año el Draft NBA trae un poco de esperanza para esos equipos que no han tenido su temporada. Ponen toda su ilusión en un jugador con el que te arriesgas a triunfar o a pegarte el golpe que certifique que ha sido un año nefasto. Además de estar entre los últimos clasificados tras los 82 partidos, recibes el “privilegio” de poder hacerte con la mayor promesa proveniente de la Universidad y no aciertas…varapalo en condiciones. Así, durante las últimas temporadas ha habido fiascos de todo tipo.

El último y más reciente se dio el año pasado, Anthony Bennett, jugador canadiense en el que los Cavs veían un gran acompañante para su superestrella Kyrie Irving. Sin embargo, fiasco. En los cuatro primeros partidos, 0-8 en tiros y una sensación de inferioridad evidente, que de no ser por su posición en el Draft le hubiera conducido cuesta abajo y sin frenos a jugar en la Liga de Desarrollo. Sin embargo, se mantuvo y pese no hacer una temporada ni siquiera decente subió algo sus prestaciones.

En la situación de Bennett se encontraron años antes algunos otros jugadores que no dieron en ningún momento el “do” de pecho en la liga más fuerte del mundo. Michael Olowokandi, Greg Oden o Darko Milicic son los más señalados. El primero por su altura, un potente center con centímtros para dominar el campeonato; el segundo un serbio con aires de tirador y un físico privilegiado y el último como referente en la Final Four de la NCAA y con un juego de pies exquisito.

A pesar de esto, el Draft no sólo sirve para dar con la tecla negativa, sino que hay jugadores que rinden como se espera desde el minuto 1. Por no ir demasiado lejos, Lebron James, Derrick Rose, Irving o Dwight Howard. Todos estos han sabido aprovechar sus minutos y sus oportunidades y ahora son referentes en sus equipos.

Ha llegado el momento de que Wiggins demuestre en qué parte de la balanza se posiciona, si en el lugar de los olvidados o en el sitio de los triunfadores. Las condiciones las tiene: 203 centímetros de un alero rápido y potente que ha demostrado en los Kansas Jayhawks que es capaz de utilizar sus aptitudes en ambos lados de la cancha de manera sublime… Sólo el tiempo dará su veredicto.

Comentarios recientes