Veteranos que se quedan

El base de Idaho, Ridnour firma por Orlando y Pargo renueva en Charlotte. Ambos aportarán experiencia y sapiencia a sus equipos para llegar a PlayOffs.

Hugo Jiménez | 26 Jul 2014 | 10:09
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

Parece que los veteranos en la Liga se encuentran muy a gusto y necesitan apurar físico y mente para jugar algo más.

Después del reciente fichaje de Ray Allen por los Cavs de LeBron James, ahora han sido Luke Ridnour y Jannero Pargo quienes han apostado por seguir en el parquet al menos un año mas.

Ridnour, base de 33 años, ha fichado por los Orlando Magic para cubrir la baja de Jameer Nelson, con billete de ida a Dallas. Ridnour ha tenido una carrera de altibajos, pero casi siempre con un buen nombre en la liga. Su estilo de juego unido a su presencia física menuda, despertaba las dudas de los scouters que al final le bajaron al puesto 14 del Draft 2003, donde fue elegido por Seattle. En los Sonics se mantuvo 5 temporadas y si bien la primera fue una toma de contacto, la segunda se hizo con la llave del Key Arena, disputando los 82 partidos con 10 puntos, 6 asistencias, números suficientes para que participara en el partido de Rookies del AllStar.

Tras otro par de temporadas muy buenas en Seattle, abandonó la franquicia para recalar en Milwaukee. En los Bucks se mantuvo dos campañas donde tuvo un rol significativo como segundo base, por encima siempre de los 20 minutos.

En 2010, buscando sentirse titular, voló a Minnesota, con un contrato de 4 temporadas y 16 millones. Allí, se erigió como playmaker titular y con buenos números, cercanos a los 12 puntos 6 asistencias completó tres campañas.

Las últimas dos temporadas regresó a Milwaukee, de donde tuvo que salir por falta de minutos para irse a Charlotte. Allí no pasó de 15 minutos de media a la sombra de Kemba Walker y ahora, con su fichaje por los Magic buscará entrar en la rotación.

Por su parte, Jannero Pargo tiene una trayectoria más dilatada, de 14 temporadas en la Liga. El base, nacido en Illinois, de 35 años, se dio a conocer como oro y púrpura, sin un rol importante en ningún momento.

Durante su estancia en la Liga ha dado bandazos. Solamente en dos temporadas ha estado cerca de los 82 partidos. En una, entre New Orleans y Thunder, completó los 82 encuentros, en 2007 y un año más tarde, sólo en Hornets llegó hasta los 80. A partir de ahí, más de lo mismo: alternancia de temporadas de 10 partidos con otras de 50, eso sí con un rol definido de no más de 15 minutos.

Ahora, renovado por Charlotte buscará ayudar a su equipo a volver a entrar en Playoff.