Metta World Peace podría poner rumbo a la liga china

Según el periodista de ESPN Ian Begley, el veterano alero neoyorquino podría estar muy cerca de firmar un contrato con los Sichuan Blue Whales.

Metta World Peace podría estar muy cerca de firmar un contrato con los Sichuan Blue Whales de la liga de baloncesto china, tal y como ha afirmado este miércoles en su cuenta personal de Twitter el periodista de la ESPN Ian Begley. El alero de 34 años fue cortado por New York Knicks durante la pasada temporada, y a pesar de que su primera opción era quedarse en la NBA, parece que ningún equipo se ha interesado por él.

De confirmarse la noticia, Metta World Peace se uniría a un extenso grupo de jugadores NBA que quisieron marcharse a China antes de retirarse del baloncesto. Stephon Marbury, Gilbert Arenas o Tracy McGrady

El jugador neoyorquino, que promedió 4,5 puntos la pasada temporada en tan sólo 29 encuentros, ha disputado 15 temporadas en la NBA entre Chicago Bulls -que lo escogieron en la 16º posición del Draft de 1.999- Indiana Pacers, Sacramento Kings, Houston Rockets, Los Angeles Lakers y New York Knicks. Desde que terminara la temporada, a quien antes conocíamos por Ron Artest creía que todavía podría encontrar alguna oportunidad de quedarse en la mejor liga de baloncesto del mundo, pero parece ser que ninguna de las 30 franquicias de la NBA se ha interesado por su talento.

El carácter desenfadado e imprevisiblemente violento de Metta World Peace han propiciado un sin fin de noticias que poco tenían que ver con sus habilidades baloncestísticas. El jugador da rienda suelta a su imaginación en las redes sociales y muchos de sus tweets y fotografías son ya patrimonio sagrado de los que buscan el lado divertido a la NBA.

Ron Artest sigue teniendo el poco honorable record de ser el jugador que ha cumplido la mayor sanción impuesta a un jugador por la NBA. Artest fue sancionado con una temporada completa (82 partidos). Ocurrió, como sabéis en el Palace de Detroit, cuando Artest militaba en los Indiana Pacers, a comienzos de la temporada 2004-2005. Una monumental pelea, desencadenada por el propio Ron Artest terminó con una batalla campal en la que se vieron envueltos público, jugadores, entrenadores y miembros de seguridad del pabellón. Las imágenes del altercado todavía marean a más de un ex mandatario, que de buena gana habrían privado al entonces joven alero de volver a jugar en la NBA en toda su vida.

Si se va a China, estaremos muy atentos a las que pueda liar allí, que a buen seguro no serán pocas.

Comentarios recientes