España: Partido a partido

Antes de soñar con una final contra Estados Unidos la selección española debe enfrentarse a otros rivales que no pondrán las cosas fáciles.

El combinado que dirige Juan Antonio Orenga ha de demostrar que está entre los favoritos antes de buscar en Estados Unidos el rival a batir.

Tras el reciente 'autodescarte' de Kevin Durant para el Mundobasket de 2014, que se suma a los que ya conocíamos de Kevin Love y Blake Griffin y al lesionado Paul George, el combinado americano empieza a asustar un poco menos aunque no por ello deja de hacerlo. Esto, junto a otras bajas importantes como Parker o Ginobili deja a la selección española como una de las máximas favoritas para el título.

Desde que empezó esta época dorada del baloncesto español nos hemos esforzado en demostrar que no sólo se puede competir con el Team USA sino también superarlo. Sin embargo, en esta ocasión se debe andar con pies de plomo y no pensar más allá en un posible cruce con los americanos como ya sucedió en Turquía donde una muy buena selección serbia acabó con España (92-89) y con las esperanzas de medio planeta de ver el que posiblemente fuera el mejor partido de este deporte a nivel de selecciones.

Este año jugamos en casa y los cruces han deparado que, si todo va bien, el rival en la final podría ser Estados Unidos pero antes de eso habría que jugar una hipotética semifinal contra Argentina o Grecia y en la fase de grupos habrá que enfrentarse a selecciones como Francia, que nos aguó el debut en el pasado Mundobasket (72-66) o Serbia a las que no sólo se le gana con el nombre de la camiseta.

Así que antes de pensar en jugar contra Rose o Curry y rememorar el mate de Rudy en Pekín, hay que empezar a trabajar para ganar a la selección de Irán que será, por si no lo recordamos, la primera a la que habrá que batir en el debut en Granada el día treinta.

Comentarios recientes