Francia será una de las grandes incógnitas de este Mundial

La selección se perfilaba como una de las grandes para este Mundobasket después de su triunfo en 2013 pero las bajas hacen que ahora su papel sea menos claro.

Tras la renuncia de sus estrellas Parker y Noah y la lesión de un hombre importante como De Colo, la selección gala tendrá que pelear por llegar lo más lejos posible sin los máximos exponentes del triunfo en Eslovenia.

Cuando Vincent Collet encaraba la preparación para este Mundial hace unos meses quizás no se podía imaginar que tendría que lidiar con algún que otro problema como la negativa de Joakim Noah a jugar este verano. Puede que ese fuera un pequeño problema comparado con la baja de Tony Parker después de conseguir su cuarto anillo de la NBA y decidir descansar para afrontar mejor físicamente la próxima temporada. Pero si a todo eso le sumamos la baja de otro de los jugadores NBA como Alexis Ajinça el seleccionador francés ya sabría que el papel de Francia en este Mundial se complicaría. Y como si a Collet le hubiera mirado un tuerto, pocas semanas antes de empezar el campeonato se lesiona el que estaba llamado a ser la referencia del equipo, Nando de Colo.

Sin duda se podría decir que la selección francesa monta un circo y le crecen los enanos ya que, además de las bajas y las lesiones, quedó emparejada en el que posiblemente sea el grupo más duro de la primera fase junto a una siempre peligrosa Serbia o la anfitriona España, a la que siempre se le ha dado bien eliminar a los franceses en estos últimos años. La campeona de Europa no debería tener problemas para igualar el sexto puesto que consiguió en Japón 2006, si contara con todo su equipo...

Históricamente no es que se le hayan dado bien los mundiales a Francia que consiguió su mejor resultado, un cuarto puesto, en 1954 en Brasil. Así pues, los de Vincent Collet tendrán que superar también la barrera histórica además del handicap de las bajas para demostrar que el Campeonato de Europa que consiguieron el año pasado no fue fruto de una casualidad sino de una buena generación que tuvo la mala suerte de toparse siempre en los cruces con una mejor, la española.

Comentarios recientes