LeBron admite que el anillo podría haberle hecho seguir en Miami

En una entrevista concedida a Rachel Nichols para CNN, el de Akron deja caer la posibilidad de haber aplazado su llegada a Cleveland.

No sólo fue el hecho, sino las formas. La derrota de Miami Heat ante San Antonio Spurs en las pasadas Finales de la NBA pudo ser el detonante perfecto para que LeBron James decidiera abandonar la franquicia de Florida para volver a casa y liderar el nuevo proyecto de Cleveland Cavaliers. Ahora el jugador abre la opción de haber podido continuar en los Heat en caso de haber logrado el tercer anillo consecutivo para su equipo, ante el reto de lograr un cuarto.

LeBron James abandonó Cleveland para unirse a uno de los proyectos más ilusionantes a los que un jugador NBA podía embarcarse. La unión del Big Three de la generación 2003 en Miami desató las iras y envidias de media NBA, agrandada tras la arrogancia inicial de James en su anuncio. De aquellos primeros días de gestación del proyecto se recuerda aún una frase surgida de boca de sus protagonistas: no ganarían uno, ni dos ni tres anillos, sino hasta seis o siete. Cuatro años después el bagaje, aún siendo sobresaliente, no cumplió las expectativas.

La pieza angular del proyecto de los Heat era LeBron James. Salió de Cleveland tras la frustración de no alcanzar su objetivo en la franquicia de toda su vida. Ahora vuelve tras cuatro Finales NBA consecutivas y dos anillos, que pudieron ser tres si hace unos meses los Spurs no le hubieran pasado por encima. En una entrevista concedida a Rachel Nichols para el programa 'Unguarded' de la CNN (aún por emitirse), el cuatro veces MVP admite que todo podría haber cambiado de llegar el tercer anillo consecutivo.

"Es una gran posibilidad, seguro. Habría sido difícil dejar un equipo tres veces campeón e intentar ir a por el cuarto. Pero obviamente no puedes vivir y pensar en qué podría haber pasado. Siempre he sido el tipo de personas que vive el momento"

Sólo los Boston Celtics de la dinastía de los 50-60 ganaron cuatro anillos consecutivos. Ni Kobe Bryant, ni Michael Jordan, ni Magic o Bird lograron semejante hito. Parece lógico pensar que LeBron James habría retrasado su vuelta a Cleveland de poder darse la posibilidad de lograr tal hazaña, casi imposible en la NBA actual. Se habría abierto ante sí una oportunidad histórica de dejar Miami con un palmarés a la altura de las expectativas creadas aquel día de julio de 2010 cuando anunció que se uniría a Dwyane Wade y Chris Bosh.

Pero San Antonio Spurs pasó por encima de su sueño de lograr siquiera tres anillos consecutivos. Y las opciones de lograr mejorar la plantilla a corto plazo eran cada vez más complicadas, con una plantilla muy por encima del límite salarial y las medidas del nuevo convenio colectivo, en vigor tras la unión del Big Three, complicaban más la situación.

Como el propio James explica a Nichols, es jugar al "y si", pero posiblemente la derrota en las pasadas Finales fue el empujón definitivo para sentir que su labor en Miami había concluido. La franquicia vivió los mejores años de su corta historia bajo su liderazgo y respondió con cuatro presencia en las Finales y dos títulos. Trabajo más que sobresaliente, aunque para muchos insuficiente, del Big Three.

Comentarios recientes