Un entrenador de tiro específico para Ricky en Minnesota

Los Wolves han contratado a Mike Penberthy para trabajar con la plantilla esta pretemporada y en especial para mejorar el tiro al base catalán.

Flip Saunders ha tomado una decisión a pocos días de comenzar el training-camp de los Timberwolves. El presidente y entrenador ha optado por contratar a un entrenador específico de tiro para el equipo, aunque con la mirada puesta en especial en Ricky Rubio. El base español, con el que se trabaja una extensión de su contrato, tendrá a Mike Penberthy como maestro para revertir la situación actual que le coloca entre los peores jugadores de la NBA en porcentajes de tiro.

Pasó por la NBA sin pena ni gloria en los Lakers campeones de principio de siglo, pero ahora Mike Penberthy está ante el mayor reto de su carrera, no como jugador, sino como entrenador de tiro. El que fuera uno de los máximos anotadores del baloncesto universitario en la pequeña Masters ha sido designado por Flip Saunders como el encargado de hacer mejorar el lanzamiento exterior de Ricky Rubio. Saunders ha decidido contratar a un entrenador de tiro para la plantilla y en especial para el base español.

Según informa Jerry Zgoda, del Star Tribune, Rubio se pondrá a las órdenes de Penberthy desde el primer día del training camp, que dará comienzo en unos días. Para Flip Saunders, presidente y entrenador del equipo, es una gran oportunidad para Ricky para mejorar en su mayor talón de aquiles: "Ricky disfrutará entrenando con él, incluso si fuera sólo por una semana. Pienso que si Ricky tiene la oportunidad de pasar un mes o seis semanas con él, creo que podríamos ver buenos avances".

La marcha de Kevin Love rumbo a Cleveland Cavaliers ha dejado a los Wolves sin un referente claro en la cancha. El proyecto que murió el pasado 23 de agosto con el traspaso del ala-pívot californiano estaba sustentado en la aportación complementaria de Love y Rubio. Con la marcha del mejor anotador del equipo, sobre Ricky recaen dos responsabilidades: por un lado seguir facilitando la anotación de sus compañeros con sus tarea pura como base y por otro, aportación anotadora, algo donde ha ido incluso empeorando a lo largo de su aún corta carrera NBA.

A día de hoy los porcentajes de tiro de Rubio en la NBA no llegan al 37%, la cifra más baja en la historia de la NBA para un jugador que haya lanzado más de 150 tiros. Desde la línea de tres puntos sube algo más, pero sigue en un pobre 38%. Por eso el trabajo de Penberthy será mejorar su mecánica y rapidez de ejecución, y tratar de elevar su acierto. La pasada temporada veíamos a los defensores flotar en exceso a Rubio cuando lanzaba desde más allá de 5 metros, los cual perjudicaba la anotación dentro de la zona.

Pero el principal problema de Ricky no es tanto el lanzamiento más lejano (un 38% en tiros de tres no es un drama), sino su acierto cerca del aro, en bandejas o finalizaciones relativamente fácil. El pasado curso un 40% de sus tiros eran a menos de un metro del aro, de los cuáles sólo anotó un 49% (un base suele anotar por encima del 60-70%), y ahí Penberthy no podrá mejorar nada. Sí podrá hacerlo con el lanzamiento de media distancia, donde acumula un paupérrimo 17% en tiros entre 3 y 5 metros.

Durante el mes o mes y medio que dure el trabajo específico de Penberthy sobre Ricky su obligación será intentar mejorar un lanzamiento demasiado mecanizado y poco natural, pero que durante las primeras semanas de Ricky en su temporada de novato funcionó notablemente. El tema psicológico, de confianza en su tiro y de no perderla cuando no entren, no podrá encargarse Penberthy. Y más aún cuando sobre la mesa se está negociando una extensión de contrato entre jugador y franquicia.


Comentarios recientes